Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La minifalda de Andrés

La minifalda de Andrés

Revista Jet-Set

Después de la polémica que generó la opinión de Andrés Jaramillo sobre la minifalda, el empresario puso en la puerta de su restaurante en Chía un maniquí vestido con esta prenda.
El empresario Andrés Jaramillo es un especialista en comunicar con objetos y signos. Siempre ha dicho que en su restaurante “todo tiene composición, estructura y un mensaje intencionado”. Foto: ©Gerardo Gómez/13
Por: Edición 27416/12/2013 00:00:00
Por estos días, los rumberos que llegan a Andrés Carne de Res en Chía, se encuentran en la puerta con una particular anfitriona. Se trata de un maniquí vestido de minifalda diseñada con el inconfundible estilo kitch del lugar. Es evidente que la presencia de la muñeca no es casualidad. Según los voceros del Ministerio de la Palabra (oficina de prensa del restaurante), “es una forma de expresar que aquí las mujeres son bienvenidas, queridas y cuidadas, independientemente de lo que lleven puesto”.

La decisión de ponerla a la entrada tiene que ver claramente con el incidente que se presentó el pasado 2 de noviembre en uno de los parqueaderos del restaurante, en el que, al parecer, una mujer fue abusada sexualmente. Ante el hecho, el dueño de este lugar, Andrés Jaramillo, dijo en Blu Radio: “estudiemos qué pasa con una niña de 20 años que llega con sus amigas, que es dejada por su padre a la buena de Dios. Llega vestida con un sobretodo y debajo tiene una minifalda, pues a qué está jugando. Para que ella, después de excomulgar pecados con el padre, diga que la violaron”.

Su punto de vista desató algunas protestas en las redes sociales. Andrés firmó un comunicado en el que reconocía su equivocación y aclaraba que con sus palabras no había reflejado su filosofía de vida ni su actuar. “Quiero pedir disculpas y rechazo de manera contundente cualquier manifestación de violencia contra la mujer, pues en mi criterio no existe nada que la justifique”, escribió. No conforme con este argumento instaló un maniquí con una minifalda elaborada con tapas de cerveza y gaseosas como una manera de cerrar este penoso capítulo.
LO MÁS VISTO