Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Ana Serradilla la reina de  la coca en TV

Ana Serradilla la reina de la coca en TV

Revista Jet-set

La actriz mexicana revive en la serie La viuda negra, del Canal Caracol, a Griselda Blanco, quien introdujo a Pablo Escobar en el negocio de narcotráfico. Dicen muchos que esta despiadada mujer asesinó a sus maridos y a 250 enemigos y era más cruel que el jefe del Cartel de Medellín.
Foto: Cortesía Canal Caracol.
Por: Edición 29012/9/2014 00:00:00
Cuando se creía que la fórmula de las narconovelas se había desgastado, Caracol Televisión regresa con La viuda negra, una serie que revivirá la vida de Griselda Blanco, la narcotraficante que indujo a Pablo Escobar al negocio de las drogas. El libretista Yesmer Uribe argumenta que lo que hace diferente a esta serie es su protagonista: una mujer. “Por lo general, los personajes femeninos que hemos visto en las historias de narcos son prepago o muñecas que llevan a las salas de cirugía. En este caso vamos a ver la mirada de quien en los años 70 y 80 dominó el tráfico de cocaína hacia Estados Unidos”. Griselda levantó un imperio que alcanzó a mover miles de millones de dólares, le dio empleo a más de 1.500 narcotraficantes y puso en jaque a los agentes de la DEA.

Los directores de La viuda negra –Carlos Cock, Alejandro Lozano y William González– construyeron el perfil sicológico de Griselda basados en el libro La patrona de Pablo Escobar, del periodista José Guarnizo. “Es un personaje muy oscuro y resentido”, dice Cock. Si su prontuario criminal fue convulsionado, su vida personal lo fue aún más. Su madre, Ana Lucía Restrepo, trabajaba en una finca en Cartagena, de donde la despidieron cuando quedó embarazada del patrón. Por eso tuvieron que irse a vivir al barrio La Santísima Trinidad en Medellín; allí Griselda se convirtió en carterista cuando apenas era una niña. A los 14 años fue violada por su padrastro, lo que desencadenó su odio hacia los hombres. Se dice que mató a sus tres esposos, de ahí su apodo de “la viuda negra”, en alusión al arácnido hembra que, después de copular, mata y engulle al macho.

A la actriz Ana Seradilla, una de las más reconocidas de México, no le quedó fácil meterse en los pantalones de la extinta narcotraficante, a la que se le atribuyen más de 250 asesinatos. “Me dio mucho miedo faltarle el respeto a la historia original, es un tema que hay que abordar con cuidado, ya que no se trata de glorificar a estas personas que le hicieron tanto daño a este país. Fue una experiencia muy ajena a mí, pues nunca me había tocado interpretar un papel así. Era algo muy intenso, tenebroso, que no tenía que ver con mi realidad. Temía que esa energía oscura se me pegara, pero pude superarlo”. Para Ana, lo más complicado, sin duda, fue imitar el acento colombiano. También tuvo que aprender a manejar pistolas, escopetas y ametralladoras. Llegó al papel por recomendación del director Alejandro Lozano, con quien había trabajado antes. Su bella cara no se parece en nada a la de la poca agraciada “reina de la coca”, pero sus gestos y buena actuación lograron convencer a los productores.

Ni la más espectacular serie gringa hubiera podido inventarse un guión con tanto poder, traición y sexo como tuvo la vida de Griselda. Era tal su fascinación por el mundo de la mafia que bautizó a uno de sus hijos Michael Corleone, en honor a El Padrino, y se refería a sí misma como “La Madrina”. Su perro pastor alemán se llamaba Hitler. Las historias de las excentricidades de Griselda también han florecido en libros y documentales. El periodista Ethan Brown aseguró en un perfil publicado en la revista Maxim que Griselda llegó a comprar diamantes que pertenecieron a Eva Perón; y que mandó a hacer un busto suyo para ponerlo a la entrada de su mansión en Miami. Se rumora también que en su ajuar había más de 300 pares de zapatos y que tomaba té en una vajilla que había sido de la reina Isabel.

La serie de Caracol y Televisa, producida por RTI, narrará la vida de la narcotraficante desde su niñez hasta el momento de su muerte, y mostrará a una mujer que tomó la violencia como forma de vida. Se grabó en México, Colombia y Estados Unidos. En el primer capítulo, los televidentes vieron cómo los hombres de Griselda intentan secuestrar a John Kennedy Jr. en el Central Park de Nueva York para presionar su salida de la prisión estadounidense en la que estuvo recluida durante 20 años.

En Colombia se estrenó hace una semana y ya supera en rating a su enfrentado El estilista, del canal RCN. Internacionalmente se trasmite en la televisión privada de Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana, Nicaragua, Honduras, Chile, Bolivia y Canadá, con muy buenos comentarios por parte de la crítica.

Para el libretista Yesmer Uribe, el debate sobre si estas series son una apología a la violencia no va a parar con La viuda negra. “Finalmente ese es nuestro sino trágico. En todas las historias que se han escrito del mundo narco los personajes terminan en la cárcel o muertos y con su imperio de millones de dólares reducido a cenizas”. Ese es precisamente el caso de Griselda, quien cayó en 2012 a manos de sicarios en moto cuando salía de una carnicería del barrio Belén en Medellín, a la edad de 69 años.
LO MÁS VISTO