Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Ana María Estupiñán, La niña que domina el rating

Ana María Estupiñán, La niña que domina el rating

REVISTA JET-SET

A sus 24 años es la protagonista de la novela más vista del momento: La niña, que aborda el tema de los menores en el conflicto y la reinserción. Su papel de una exguerrillera que busca rehacer su vida ha logrado ganarse el cariño de los televidentes y de los críticos, quienes la ven como una de las mejores actrices de Colombia.
Ella vive en Miami y quiere hacer cine en Hollywood. Está en proceso de perfeccionar su inglés, de volverlo más nativo, para los casting. Ya grabó una serie con Nickelodeon que se llamó Toni La Chef.
Por: Revista Jet-set.24/8/2016 00:00:00

Desde que interpreta a Belky en la novela La niña, Ana María Estupiñán ve la realidad colombiana con otros ojos. “Yo era ajena a todo ese tema de la guerra. Uno en la ciudad ignora lo que pasa en el campo o en la selva”. Conocer la historia de esta niña campesina, tomada de la vida real, que se ve obligada a irse a la guerrilla a los 8 años y ahora busca hacerse un lugar en la sociedad, la impresionó mucho. “Cuando leía los libretos no paraba de llorar, pensaba en que eso le había podido pasar a mis hermanas menores o a mi sobrina. Lo más difícil fue saber que la violaron y además la enterraron viva. El día que grabamos esas escenas sentí tanta tensión que me salió una pepita de sangre en el ojo”, cuenta la actriz.

Reconoce que este ha sido el papel más exigente de su carrera por la gran carga emocional que tiene. “Fue muy fuerte ponerme el uniforme camuflado, las botas y disparar armas”. Antes de empezar a grabar ensayó el personaje con el director Rodrigo Triana y vio videos de jóvenes reintegradas, habló con algunas de ellas, y analizó cómo miran, cómo se mueven y su léxico. Mientras oía sus historias sentía que se le desgarraba el alma. “Me sorprendió lo difícil que es hablar en Colombia de esperanza y de segundas oportunidades”.

Cuando la libretista Juana Uribe le ofreció el papel tuvo miedo de que los televidentes la criticaran por ‘glorificar’ a una guerrillera. Hoy está agradecida con la oportunidad de poner a reflexionar al país en un momento tan determinante, con un proceso de paz en curso. “La gente en la calle me felicita por el mensaje tan bonito que estamos dando. Ese cariño que tienen por Belky hace que puedan aceptar y acoger a personas que han pasado por lo mismo, y eso me llena de orgullo”, dice.

Pese a sus pronósticos, el personaje les tocó el corazón a muchos colombianos y hoy es la novela más vista de la franja prime time con un rating promedio de 10,9 por ciento, la mayoría de sus televidentes son mayores de 40 años y de estrato alto. El crítico Ómar Rincón escribió en El Tiempo: “Que le vaya bien es una buena noticia para Colombia y la televisión. Y lo que demuestra es que ya podemos pensar más allá de los odios de guerra y muestra que hacer otras ficciones sí es posible”. La niña desmitificó la creencia de que los televidentes solo quieren ver narconovelas o biografías de músicos populares. Rincón también alabó el papel de Ana María: “La protagonista es muy potente y recursiva, tiene verosimilitud y le pone ese modo de ser mujer en Colombia”.

A su corta edad, 24 años, ha actuado en importantes novelas, todas exitosas en rating. Fue Policarpa Salavarrieta en La Pola, donde trabajó de la mano del director Sergio Cabrera. También interpretó a Helenita Vargas en La ronca de oro y probó su faceta como cantante. Cuando empezó su carrera como actriz, a los 12 años fue en la serie Padres e hijos, pero no posa de estrella porque es el polo opuesto de estos jóvenes que viven en la rumba: es cristiana, asiste a la iglesia Casa sobre la roca, estudia teología en el Instituto Biblico Ibli, y dice que lo que ha logrado en la actuación se lo debe a Dios. “Todos los días me levanto y hablo con él como si fuera mi papá. Le cuento si estoy triste, si tengo rabia y siempre que hago un casting le digo: ‘Si tú quieres que el papel sea para mí haz que las cosas se den o si no, no’”.

Cuenta que muchos en el medio se han burlado de ella pero no le importa. “No hago desnudos, escenas de cama explícita ni poso en ropa interior, porque no me siento cómoda ni necesito mostrar mi cuerpo para decir que soy buena actriz”. En las escenas de la violación y las escenas íntimas de Belky con Manuel, que interpreta Sebastián Eslava, usaron una doble. También se siente incómoda dando besos en televisión. “Siempre que tengo que hacerlo llamo a mi novio y le cuento. Él ora por mí y me da ánimos, siento mucho apoyo de su parte”. Tiene una relación hace tres años con el piloto Mattias Bylin, a distancia, porque ella vive en Miami, Florida y él en Colombia. “Nos ennoviamos con el objetivo de casarnos algún día, aún no sé cuándo me lo va a proponer”.

“Yo creo que uno tiene que aprovechar estos momentos de reconocimiento para dar un ejemplo de que no todos los actores o artistas llegan hasta allí siendo drogadictos o teniendo una vida de excesos, este medio necesita de personas disciplinadas. Yo no hago este trabajo por plata, sino porque me encanta descubrir otros universos”, dice. Ana María Estupiñán sigue siendo una niña y esto es lo que tiene enamorados a 4.700.000 televidentes que cada noche sufren con las aventuras de esta exguerillera que quiere demostrar que es posible cerrar el capítulo de la guerra, perdonar y rehacer su vida en paz.

LO MÁS VISTO