Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Amparo Grisales: su cuerpo consciente

Amparo Grisales: su cuerpo consciente

Revista Jet-set

El nuevo libro de la actriz no es su biografía, pero habla de su experiencia en los cuidados del cuerpo y el espíritu. ¿Por qué la estrella colombiana sigue tan bella? Las respuestas se encuentran en este texto en el que da claves para vivir de una manera saludable.
Amparo Grisales siempre ha sido una deportista disciplinada. Cuando vivió en Manizales jugó en las selecciones de baloncesto y voleibol de Caldas.Foto: ©Salvatore Salamone / Cortesía Amparo Grisales
Por: Edición 2736/12/2013 00:00:00
Paralelo a su trabajo en el reality Yo me llamo, la actriz Amparo Grisales escribió un libro sobre salud, bienestar y belleza. En Mi cuerpo consciente, que además se encuentra disponible para la compra en el stand en la 28va Feria del Libro, la artista compartió su mapa de ruta para mantenerse saludable y alegre. El secreto de su imagen está entre las rutinas de ejercicios, una buena alimentación y la conexión con las corrientes espirituales.

Este viernes primero de mayo en el pabellón 3, stand de Publicaciones Semana (número 214), Amparo Grisales estará firmando ejemplares del libro en exclusiva para sus seguidores y asistentes a la feria quienes podrán comprar un ejemplar en el mismo evento.

¿Se puede decir que este es un libro de trucos de belleza? –Desde el prólogo, que lo hizo Daniel Samper Ospina, se dice que no es una guía de tips, ni de recetas para estar bella y joven. Mi libro es la cartografía que me ha servido de guía en la vida para que los años empujen a favor. Daniel dice que el paso del tiempo no me ha opacado.

¿Qué hacer entonces para que los años no lo opaquen a uno? –Quererse muchísimo y conocer el cuerpo, que es la nave que Dios nos regaló para viajar por la vida. Hay que respetarlo y cuidarlo para que nunca falle. Eso se llama prevención.

¿Qué dice de nuevo este libro? –Mucho, porque pocos tienen conciencia de que el cuerpo debe estar en armonía con el universo. Debemos conocernos, pero no de una manera robótica. Hay que detectar todo lo que nos hace daño como productos que nos llenan de toxinas.

¿Usted qué come? –Cosas deliciosas y sanas. Desde hace 30 años no como carnes rojas. Hace un tiempo dejé de comer aves. Mejor dicho, no como animales (risas).

¿Se aplica a los hombres? –Eso es un tema para otro libro. La gente no vive conmigo y por eso siempre supone que estoy sola. Tengo una vida feliz. Tengo marido o amante o lo que sea, pero siempre hay una persona a mi lado. El primer paso para sentirse bonito es estar enamorado. Siempre he estado muy bien atendida.

¿Por qué se considera una autoridad en el tema de la nutrición? –Llevo tantos años cuidándome que he aprendido a conocer los alimentos saludables y a tomar conciencia de sus beneficios. Hay niñas que no saben hacer dietas. En mi libro hablo de que muchos de estos regímenes te matan o te engordan. También he podido descubrir que las cirugías hacen estragos en el cuerpo.

Pero usted tiene una cirugía. –Me hice el busto pero de manera discreta, bonita y natural. Como soy atleta, el busto se me confundió con los músculos. La cirugía sirvió para arreglar algo que no estaba bien. Esta decisión fue pensada y la tomé con la conciencia de que no quería verme patética. La ventaja de mi cuerpo no es la genética ni el ejercicio, sino que no he seguido la moda de los implantes exagerados o rellenos innecesarios.

¿Le preocupa que le salgan arrugas? –No le temo a las líneas de expresión porque soy actriz. Por eso no me he puesto botox. En mi trabajo me toca expresar alegrías y tristezas, y no un rostro plano.

Usted habla de la espiritualidad, ¿cuándo empezó la exploración sobre este tema? –Hablo con propiedad de esto porque llevo mucho tiempo en un proceso espiritual gracias a la cábala, yoga y meditación. Estos ejercicios para el alma incluso te conducen a entender y a conocer tu cuerpo y respetarlo. Hay que llenarlo de luz. No solo de comida y ejercicios.

¿Cuándo sintió la necesidad de trabajar el cuerpo?

–Cuando conocí a Jorge Rivero, mi expareja. Las mujeres no iban al gimnasio. Él me enseñó a comer carbohidratos y proteínas pero de los buenos. Hay alimentos bipolares como la sal y el azúcar refinada, que se deben usar pero no en exceso.

¿Sigue recomendando el Revertrex, el producto para la juventud que fue sancionado por supuesta publicidad engañosa? –A mi resveratrol, que descubrieron científicos serios, lo sigo defendiendo a morir. La falta de conocimiento puso en duda sus beneficios antioxidantes. En cambio, las autoridades sanitarias han dejado ingresar productos para bajar de peso que no sirven para nada.

Pero es que el aviso del Revertrex decía que era la fuente de la eterna juventud, y eso no existe. –Así como no existen bancos que tengan almas o toallas con alas, ni las gaseosas que enciendan la chispa de la vida. La mala leche de la gente quiso dañar la imagen de este producto. El superintendente de Industria y Comercio no sabía qué es el resveratrol.

¿El cuidado corporal está ligado a un exceso de banalidad? –No. La gente que no se quiere masacra el cuerpo, lo trata mal. Que rico correr, saltar y tener energía. Si supieras cómo es de bueno para la autoestima.

Dicen que a usted la ha beneficiado la genética. –Desde los 30 años me dicen vieja, siendo que hay gente que tiene 40 y se ve terrible. Tengo muy buenos genes, mi mamá es hermosísima. La idea es que siempre hemos tenido la conciencia de prevenir los males del cuerpo y no de arreglar lo que se ha dañado.

Usted no ha tenido hijos. ¿Esto la ha ayudado a tener una buena figura? –Es relativo. Tengo amigas que son madres y que a punta de ejercicios se ven atléticas. La idea es cuidarse desde antes del embarazo.

¿Detrás de tantos cuidados hay una vida llena de privaciones? –No. El libro va encaminado a buscar un cuerpo fuerte y saludable. Cuando uno está sano y disciplinado es feliz. Detrás de una figura moldeada hay voluntad y entereza. Hay personas jóvenes que, a pesar de su corta edad, tienen el reloj biológico maltratado y dañado.

Usted siempre ha dicho que el cigarrillo y el alcohol afea a la gente. –No hay que envenenar el cuerpo con estas sustancias o con malas vibraciones como el rencor y la envidia. Eso sí que mata.
LO MÁS VISTO