Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Amelia Toro entre los grandes de la moda

Amelia Toro entre los grandes de la moda

REVISTA JET-SET

El trabajo de la diseñadora colombiana con las comunidades indígenas de nuestro país será reconocido en Nueva York con el premio Women Together, que han recibido personajes de la talla de Angelina Jolie, Hillary Clinton, y la reina Rania de Jordania, entre otras. El evento será el 25 de abril en la sede de las Naciones Unidas.
Los organizadores del premio Women Together dicen que la diseñadora Amelia Toro se merece este reconocimiento por promover valores éticos, filosóficos, económicos, científicos y culturales.
Por: Revista Jet-set.11/4/2017 10:09:00

Para Amelia este es un reconocimiento al trabajo que hace con mujeres cabezas de familia y con las comunidades indígenas. “Nuestro propósito es que se valore la artesanía. Cuando empecé le daban más valor a un Gucci que a las marcas colombianas y eso no debería ser”, dice, enfática.

La creadora bogotana ha hecho de las molas de los kunas en Guatemala la materia prima de elegantes abrigos que cuelgan en las vitrinas de exclusivas tiendas de ColombiaEstados Unidos, Corea y Japón, donde tiene clientes fieles a su estilo. También ha incluido en sus diseños los bordados y los tejidos de los mayas, de México, de los indios de Tibabuyes a las afueras de Bogotá y de los de Santa Rosa, con quienes se ha sentado a crear con un profundo respeto por su cultura.

 Foto: Cortesía Amelia Toro.

“Ellos tienen un lenguaje y una manera particular de trabajar, por ejemplo una mochila wayúu está llena de significados que el común de la gente no entiende. De ellos aprendí a ser paciente y me enseñaron mucho sobre el color porque yo vengo de un mundo en blanco y negro que es Nueva York”, dice. Precisamente en esa ciudad, a la que la unen tantos lazos, recibirá el premio a finales de abril.

Amelia vivió unos años en la Gran Manzana, estudió en Parsons School of Design y se enamoró de un artesano americano, que es el papá de sus dos hijos, quienes le insisten todo el tiempo que cree una línea masculina. “Siempre he dicho que Nueva York es mis alas y Colombia mis pies, mis raíces”.

Lea también: Muere Santiago Barberi, presidente de Nancy González

Foto: Cortesía Amelia Toro.

Iba a ser bailarina, llegó a tener presentaciones de ballet y flamenco en el Teatro Colón, pero una lesión en la rodilla en un accidente en bicicleta truncó sus sueños y volcó el lado artístico en el diseño. “El baile siempre ha estado marcado en mis creaciones y eso se ve reflejado en el movimiento de las telas”. Es una salsera furibunda y admite que también le gusta el reguetón y que es fanática de J.Balvin.

Lea también: J Balvin se lució en las calles de Nueva York

 Foto: Cortesía Amelia Toro.

Desde que estudiaba en el Nueva Granada todos sabían que esa iba a ser diseñadora porque cosía su propia ropa. Salía de clase y se iba a los dos o tres almacenes de telas que había en Bogotá y pasaba la tarde palpando las texturas. No tiene un lugar ni una hora para crear, simplemente dibuja en su vieja libreta cada vez que una idea se le viene a la cabeza. Sus diseños son como ella: delicados, simples y estructurados.

Lea también: Daniela Batlle se estable en Bogotá y relanza su colección Baletto

Es amorosa con sus costureras, la mayoría son madres cabeza de familia. En la India veía a las mujeres coser en cadena la misma pieza durante horas y sentía que no quería hacer lo mismo. Por eso cuando abrió su taller en Bogotá cambió ese sistema de trabajo y les enseñó a confeccionar la prenda completa.

 Foto: Cortesía Amelia Toro.

En 2015 la revista People la destacó como una de las mujeres más poderosas. “Para mí el éxito se basa en la permanencia de un diseño a través del tiempo”. Admira a Gabrielle Coco Chanel porque creó una pieza que después de tantos años sigue siendo un básico. Amelia está convencida de que “la ropa es para toda la vida y para ponérsela varias veces”. Dice que la moda ha cambiado mucho con la era digital, se ha vuelto más efímera y ya no hay tanto respeto por la buena calidad. Ese, obviamente, no es su caso.

LO MÁS VISTO