Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Amal Clooney la más fascinante de 2014

Amal Clooney la más fascinante de 2014

Revista Jet-set

La bella esposa de George Clooney fue escogida como la más asombrosa revelación del jet set por la influyente periodista Barbara Walters.
La abogada se ha ganado el aplauso general por bella, inteligente y elegante. Para su boda civil con Clooney, eligió un conjunto y clutch de Stella McCartney y sombrero de ala ancha de J Smith Esquire. Foto: AFP.
Por: Edición 2987/1/2015 00:00:00
Amal Alamuddin se ganó en cuestión de meses la sobresaliente celebridad que a otras les ha costado años de esfuerzos o escándalos. Todo por obra de su matrimonio, en septiembre pasado, con el actor George Clooney, el hombre más codiciado del mundo y quien con este enlace rompió el mito que él mismo había acuñado alrededor de sí mismo, con su promesa de no volverse a casar, tras el divorcio de su primera esposa, Talia Balsam, en 1993.

Por eso, la bella abogada británico-libanesa, educada en Londres, mereció ser escogida por la influyente periodista Barbara Walters como “la persona más fascinante de 2014”, en un especial de ABC News, por encima de ídolos como Oprah Winfrey y Scarlett Johansson,

entre otros. “Podríamos decir que esta fue la boda del año pero, poniéndolo en perspectiva, este fue en realidad uno de los mayores logros en la historia de la humanidad”, señaló Walters, una de las primeras reporteras a quienes Clooney les reveló su fobia al matrimonio, años atrás. La popular reportera comentó que ella ha sido blanco de poco sarcasmo y envidia, “quizá porque, al igual que a George Clooney, nos resulta imposible resistirnos a la perfección y es esperanzador pensar que, sin importar cuánto tiempo toque esperar, hay una media naranja para todos”.

La elección de Barbara Walters es el remate de gracia a la sorprendente acogida que Amal, de 36 años, ha conquistado desde que saltó a la fama por su historia de amor con Clooney, pero también por sus méritos propios. Es fascinante por su estilo, que pronto la ubicará en la lista de las más elegantes. Tanto para sus citas de trabajo como abogada y las galas del alto mundo, la visten casas de alta costura como Chanel y Giambattista

Valli, al igual que marcas como Dolce & Gabbana, Stella McCartney y Alexander McQueen, entre otras.

Y así como tiene sentido de la moda, lo tiene de la justicia. Cuando Clooney la conoció ya era considerada una de las litigantes más atractivas de Londres, donde trabaja para Doughty Street Chambers, un prestigioso bufete de abogados especializado en libertades civiles y derechos humanos. Por eso, ha defendido a clientes famosos como Julian Assange, el fundador del polémico portal WikiLeaks, y la expremier ucraniana Yulia Tymoshenko. Ahora, uno de sus retos más interesantes es lograr que Gran Bretaña le devuelva a Grecia los mármoles Elgin, que adornaron la Acrópolis de Atenas en la Antigüedad y fueron llevados a las islas en el siglo XIX.

“Es una mujer fabulosamente inteligente. Tiene un espíritu que va tan rápido como el motor de un Rolls-Royce y un talento increíble para las relaciones públicas”, le dijo a Paris Match Mark Stephens, el reputado abogado inglés que la tuvo como su asistente en el caso de Assange.

La abogada tiene además ambiciones políticas y ese es uno de sus puntos en común con Clooney, emparentado con Abraham Lincoln y cuyo padre, Nick, fue candidato al Congreso de Estados Unidos, mientras que su madre, Nina, fue concejal de Lexington, Kentucky. El actor, filántropo y declarado liberal, hizo campaña por el presidente Obama y no ha ocultado su deseo de conquistar el poder. “Le doy entre cinco y seis años para que inicie su campaña para algún cargo de elección popular en Estados Unidos”, le pronosticó un periodista de ese país a Paris Match.

Para esta revista francesa la presencia de ella en su vida no hace más que reforzar los rumores sobre estas pretensiones. “Basta una de sus apariciones públicas con un sastre de Chanel, eco glamuroso de una Jackie Kennedy o una Michelle Obama, para imaginar a Amal como primera dama”, apuntó el semanario.

Hay quienes van más allá y se preguntan cuál de los dos sería mejor candidato, ya que además de allure, ella tiene una hoja de vida en su campo tan respetable como la de Clooney en el cine, lo que llevó al sitio de Internet The Business Woman Media a afirmar que el titular correcto para la boda era: “Amal Alamuddin, la abogada de renombre internacional, se casa con un actor”. El propio George, por los días de la boda, comentó: “I’m marrying up”, es decir: “Con este matrimonio me estoy elevando socialmente”. Para el Evening Standard, de Londres, ella es una de las mujeres más influyentes de esa capital.

Amal nació en 1978 en Beirut, en el hogar de Ramzi Alamuddin, un catedrático y dueño de agencias de viaje, y Bariaa Miknass, editora del diario panarabista Al-Hayat. Los Alamuddin son una prominente familia de drusos, una minoría religiosa de Medio Oriente cuyas creencias más profundas son un secreto, aunque se sabe que aceptan la reencarnación. La guerra del Líbano los llevó a establecerse en el pueblo burgués de Buckinghamshire, Inglaterra, donde la señora Clooney cursó la enseñanza básica en Dr. Challoner’s High School, un cotizado colegio público. Luego se hizo abogada litigante en el St. Hugh’s College, de la Universidad de Oxford, y se especializó en alegato oral. Concluyó sus estudios en Nueva York, donde también trabajó en la Corte de Apelaciones de Estados Unidos y la firma Sullivan & Cromwell y recibió el Jack J. Katz Memorial Award a la excelencia en leyes de entretenimiento. También se desempeñó en la Corte Internacional de Justicia y el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. En fin, una brillante hoja de vida que hace a muchos asegurar que ella está mejor dotada para gobernar que Clooney, quien, a su vez, sería un “primer marido” muy elegante y guapo.
LO MÁS VISTO