Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Alfonso López Michelsen regresó a Valledupar

Alfonso López Michelsen regresó a Valledupar

Revista Jet-Set

Valledupar celebró el centenario del nacimiento del expresidente con la instalación de un monumental busto en la plaza Alfonso López. La obra fue concebida por Julia Merizalde, creadora de las esculturas de Gabo y Juan Pablo II en Bogotá.
La artista bogotana Julia Merizalde Price también elaboró en tamaño real uno de los moldes del busto de Alfonso López Michelsen. La escultura de 1,10 metros de altura luego se llevó a un fundido en bronce. Foto: Cortesía Julia Merizalde (©Sebastián Dávila)
Por: Edición 2825/5/2014 00:00:00
Dos hombres septuagenarios, que conocieron a Alfonso López Michelsen cuando se posesionó como el primer gobernador del Cesar en 1967, buscaron el tupido árbol de mango que le da sombra a la mitad de la plaza Alfonso López Pumarejo de Valledupar. Desde el privilegiado lugar, que los hacía sentir en la primera fila de una congregación política de antaño, no se perdieron ni un solo detalle de la instalación de la escultura que fue erigida en honor al centenario del nacimiento del exmandatario liberal.

Al filo del medio día, el emblemático espacio público, donde durante décadas se disputó la corona de rey vallenato, fue invadido por decenas de curiosos, tal y como en las épocas en el que propio López convocaba a sus seguidores del Movimiento Revolucionario Liberal (MRL).

El busto creado por la bogotana Julia Merizalde, de 1,10 metros de altura y que reposa sobre un pedestal de 2 metros, no podía estar en otro sitio diferente al Valle de Upar. El sentido de instalarla en el costado oriental del edificio de la alcaldía tiene tanto de político como de romántico, puesto que allí quedaba la sede de la gobernación departamental, desde donde López dirigió los destinos de la región durante dos años, antes de asumir la Cancillería de la República, en 1969. Cerca de la escultura del expresidente está ubicado el monumento “La revolución en marcha”, creado en honor a su padre, Alfonso López Pumarejo, por el maestro Rodrigo Arenas Betancourt. Las dos obras ubicadas entonces en la misma plaza guardan una estrecha conexión, tal como lo explica Julia Merizalde: “Arenas y yo tenemos un diálogo armonioso. Los pedestales están elaborados del mismo concreto”.

Para crear el busto de López Michelsen, la artista plástica, reconocida por la escultura de Gabo en el Palacio Liévano en Bogotá, se internó en un archivo audiovisual de más de 500 fotografías y videos del ex jefe de Estado. Con estos recursos, estudió los gestos y la postura corporal del líder liberal en su afán de no defraudar a las personas que lo conocieron. A lo largo del proceso de elaboración, Merizalde Price se reunió en su taller de Bogotá con los familiares del expresidente para garantizarles que su creación iba por buen camino.

Originalmente, la obra fue moldeada en arcilla y luego pasó al proceso de fundido en bronce.

Julia también fue la creadora de la figura de Juan Pablo II, que fue instalada en el Parque Simón Bolívar de Bogotá, donde el Santo Papa congregó a millones de colombianos en su visita durante el gobierno de Belisario Betancur.

La inauguración del busto de Alfonso López en la capital cesarense tuvo el sabor de las parrandas políticas con el presidente Juan Manuel Santos a bordo, el expresidente Ernesto Samper y los sones y puyas de Poncho Zuleta. Cabe recordar que López Michelsen le dio el primer empujón al Festival Vallenato cuando se alió con la Cacica Araújo y Rafael Escalona para difundir a nivel nacional los aires de Francisco el Hombre.

De ahora en adelante, Alfonso López Michelsen, el “nuevo” habitante de la plaza Alfonso López Pumarejo, compartirá la sombra de los mangos con eternos conversadores y desocupados que matan el tiempo en este lugar.
LO MÁS VISTO