Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Alberto Pardo el cerebro de las ventas on-line

Alberto Pardo el cerebro de las ventas on-line

Revista Jet-set

Con las rebajas on-line que tuvieron lugar hace un par de semanas, Colombia se convierte en el único país en realizar dos Cyber Mondays en menos de seis meses. Alberto Pardo es el responsable de esta idea que pretende poner a marchar al país al ritmo del comercio virtual. Y le ha ido más que bien.
El Cyber Monday no es una tienda virtual: es una jornada de promociones y ofertas on-line de los mismos productos que se ofrecen en el mercado real. Foto: Camila Reina/14.
Por: Edición 2849/6/2014 00:00:00
Mientras en Estados Unidos y en muchos países del continente el Cyber Monday es ya una institución, en Colombia solo se han hecho tres, muy seguidos y muy exitosos. ¿Por qué estaban tan seguros que iba a funcionar?

Para Alberto Pardo, más conocido en el mundo de los internautas como Banano, este tipo de riesgos son rutina dentro de su negocio. Cuando estaba estudiando en Estados Unidos, un amigo le propuso formar parte de una página de ventas que resultó ser www.deremate.com. Sin dudarlo se metió de cabeza, a pesar de las voces en contra que no lo recomendaban. “Los pronósticos negativos son inevitables. Lo viví con mi primer negocio y ahora con esta jornada on-line. Hay que confiar y creer en lo que uno hace. Yo sabía que iba a ser difícil el mundo virtual, pero también vi las posibilidades. Por eso creí en este proyecto y hoy las cifras están de mi lado”.

En Colombia desde 2013 se ha programado dos veces al año el Cyber Monday. Los números que arrojan estas iniciativas hablan por sí solas: el pasado 19 de mayo hubo más de 650 mil usuarios inscritos, 98 empresas oferentes y 150 mil compras en un solo día. Sin contar la cantidad de empresas que se quedaron por fuera porque los organizadores no quisieron arriesgarse a sobrecargar la plataforma. En este momento ya hay fila para inscribirse en el segundo evento del año.

Hoy, Colombia se perfila como uno de los mercados con mayor proyección dentro de la región. Alberto Pardo lo explica así: “Todavía no estamos punteando a nivel regional, pero en unos pocos años, la tendencia va a cambiar porque el mercado colombiano es uno de los que más oportunidades y ganas de crecimiento tiene”. Y él sabe por qué lo dice. Desde sus primeros años al frente de Deremate.com hasta ahora, que preside la Cámara de Comercio Electrónico, sabe que ha sido un mercado cambiante y difícil.

Pardo se ha dedicado a poner al país en el mapa del comercio virtual. Después de ser uno de los países más tímidos y renuentes a este tipo de desarrollos, las cosas hoy son a otro precio. Pardo cuenta que el arranque fue difícil, y en general toda la gestión de lo on-line ha sido compleja, y más en una cultura tan conservadora. De hecho, mucha gente todavía recuerda que a finales de los 90, en los extractos de algunas tarjetas de crédito, se les sugería a los usuarios “no realizar compras electrónicas, para no correr riesgos”.

Hasta hace unos años arriesgarse al comercio electrónico era lo más parecido a una apuesta con pérdidas. Al frente de su negocio on-line, se dio cuenta de que no existía ni siquiera un marco legislativo para regularlo. Y como nadie lo hacía, a él se le ocurrió encargarse del tema: “Nos reunimos tres socios con un amigo abogado, especializado en e-commerce, y le contamos que queríamos montar la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico. Nos secundó y en 2007 la armamos con todas las de la ley, como una organización sin ánimo de lucro, que agrupara a todo un gremio que venía creciendo en Colombia”.

Alberto aclara: “Colombia tiene un marco institucional muy interesante, amplio, abierto, no restrictivo, es uno de los países con mejor marco legal. Y eventualmente, eso se va a reflejar en el desarrollo del e-commerce. Por ahora, aunque nuestras ventas todavía no igualan a México y Brasil, sí somos uno de los países con mayor futuro en el sector”.

Y la forma de medir las capacidades y mejoras del músculo virtual en el país fue a través de los Cyber Mondays. Mientras en Estados Unidos fueron los grandes distribuidores como E-bay y Amazon, además de grandes tiendas como Macy’s y Bloomingdale’s las que colaboraron a posicionar esta iniciativa, en Colombia fue la misma Cámara de Comercio Electrónico la que respaldó la idea.

De puros arriesgados, cuenta Alberto, se les ocurrió hacer esta jornada dos veces al año, idea que no se ha puesto en práctica en ningún otro país. Y contra todo pronóstico, aquí fue un éxito. Los dos días han superado las expectativas tanto de compradores como de compañías aliadas. Aunque ninguno de los asociados revela cifras concretas de ventas, los cálculos apuntan a que en una de estas jornadas se venden entre tres y cinco veces más de lo que se vendería otro lunes del año.

Los retos siguen siendo inmensos: “Ya pasamos la etapa de convencer sobre el uso de la tarjeta de crédito. La gente lo hace pero aún es difícil que el usuario del mercado físico se sienta cómodo con la idea de que una compra virtual es igual que la real.

De hecho, muchos no caen en cuenta de que pagar servicios por las páginas web de los bancos, tener una cuenta de Netflix y llamar taxis a través de aplicaciones de celular son formas de e-commerce. Y cada vez dependemos más de este.
LO MÁS VISTO