Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Albert II de Bélgica otro rey que tira la toalla

Albert II de Bélgica otro rey que tira la toalla

Gente

Al rey de los belgas no le quedó otra alternativa que abdicar en su hijo el príncipe Philippe, luego de atravesar un verdadero annus horribilis como el que vivió su prima lejana Isabel II de Inglaterra en 1992.
Los reyes salientes. Albert II y Paola han tenido un turbulento matrimonio, con infidelidades mutuas de por medio. Foto: Look Press Agency.
Por: Edición 26310/7/2013 00:00:00
El rumor de que el monarca de la casa de Saxe-Coburg y Gotha renunciaría circulaba desde hacía varios meses, pero solo se esperaba que se hiciera realidad hasta 2014. Pero aunque él adujo achaques de salud, una serie de escándalos familiares debilitó la imagen del monarca, de 79 años, que subió al trono hace dos décadas, al morir su hermano Balduino, quien no tuvo hijos.

El problema que más lo puso contra la pared fue el asedio cada vez más fuerte de Delphine Boël, hija de la baronesa Sybille de Selys Longchamps, quien desde 1999 reclama la paternidad del rey. En Bélgica, dijo la revista local Le Vif, “todo el mundo sabe que Albert II es su padre y él es el único que aún lo niega”. Boël, ante la imposibilidad constitucional de obligar al monarca a someterse a una prueba de ADN, pretende ahora comprobar su filiación exigiendo un test genético a Philippe y Astrid, los hijos del rey con su esposa Paola.

La pareja real ha reconocido que cuando nació Delphine su matrimonio atravesaba por una grave crisis y se murmura que ambos fueron infieles. Así, siempre se ha especulado que el príncipe Laurent, hijo menor de la pareja, es hijo de Paola con el barón Aldo Vastapane.

Bélgica, que en los últimos años ha estado a punto de desintegrarse como nación por la pugna entre valones y flamencos, también se escandalizó con los manejos de la fortuna de la reina Fabiola, viuda de Balduino, para evadir impuestos. Además, ha sido muy controvertida la exención tributaria al rey Albert y su costoso tren de vida, mientras que de Philippe, el nuevo rey, se dice que su matrimonio con la aristócrata Mathilde d’Udekem d’ Acoz es una farsa, pues él es gay. Así, una epidemia de abdicaciones parece recorrer Europa, luego de las dimisiones de Beatriz de Holanda y el papa Benedicto XVI.
LO MÁS VISTO