Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Adriana Bernal el olfato del Festival de los Sentidos

Adriana Bernal el olfato del Festival de los Sentidos

Revista Jet-set

La presidenta de la revista digital Kienyke se dio el lujo de invitar a varios gurús de las comunicaciones a dar conferencias en el Teatro Julio Mario Santo Domingo. El evento, bautizado el Festival de los Sentidos, fue todo un éxito en el escenario y en las plataformas tecnológicas. Así es la creadora de este espacio futurista.
Adriana se formó profesionalmente en el mundo empresarial, pero como siempre fue una enamorada del periodismo, hace dos años fundó Kienyke, una revista digital que entró pisando fuerte. Foto: ©Gerardo Gómez/13
Por: 25/4/2013 00:00:00
Adriana Bernal es una mujer que le gusta sorprender sin armar mucho escándalo. Su última hazaña fue traer a Colombia a Arianna Huffington, la creadora del Huffington Post, el diario digital más exitoso del mundo, que ella aún dirige a pesar de haberlo vendido a AOL por 315 millones de dólares. Con ella y otros gurús futuristas de las comunicaciones, la presidenta del grupo Kieneskien celebró el lanzamiento del kanalk.tv y kabinak.fm, que ahora llegan a complementar la empresa de periodismo digital que fundó hace dos años. Tituló su evento Festival de los Sentidos, invitó a 1.300 personas al Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo y estrenó sus nuevos productos con la transmisión de las conferencias para que se puedan ver en internet.

Adriana es nueva en el pequeño círculo periodístico de nuestro país, adonde llegó de la mano de Jaime Abello, el director de la Fundación Nuevo Periodismo, su guía a través del mundo de las letras y con quien comparte una profunda admiración por Kapuscinski. Es más, estuvieron a punto de traerlo como invitado al primer Hay Festival que se hizo en Cartagena, pero el periodista polaco murió y tuvieron que conformarse con un homenaje póstumo. Desde entonces se institucionalizó la tradición de hacer las tertulias de bienvenida al Hay en casa de Adriana, pero el último año, en lugar de un petit comité de inauguración, acabaron haciendo un rumbón de 500 personas en la Muralla para clausurarlo.

Ella es bogotana, viene de una familia de mujeres independientes y empezó a trabajar en seguros con Maruja Iragorri desde antes de los 20. Ahí tejió las redes de su vida profesional, mientras hacía largos e intensos viajes de trabajo. Un día, cuando estaba en todo furor el libro La novena revelación, que decía que las casualidades no existen, recibió una llamada del director general de Europ Assistance, Ángel Cámara, porque quería entrevistarla. Ella, que llevaba tres meses en Madrid y ya casi se regresaba, contestó sin mucha expectativa a las preguntas del hombre, que solo al final se dio cuenta de que ella no era Adriana Beltrán, la peruana que estaba buscando para proponerle el negocio de llevar la firma a América Latina. Sin embargo, le interesó la Bernal y así fue como cambió la dirección de su camino profesional. Esa fue la primera vez que ella hizo caso omiso de las prevenciones de todos los que le advertían del riesgo, y decidió fundar por su cuenta Red Assist, una compañía de asistencia por la que nadie daba un peso. Ahora es una empresa enorme que presta servicios de asistencia a las compañías de seguros, las entidades financieras y las de telefonía móvil, entre otras. Y es también la madre de la casa editorial digital Kieneskien.

Pero en ese entonces ella estaba a punto de separarse de su primer marido y su hija, Daniela Amaya, era solo una bebé. Hoy, haciendo reminiscencias, dice que sus hijos han sido el motor de todas sus apuestas. Porque luego vinieron dos más: José Antonio y Valentina Moncaleano, de un segundo matrimonio que también fracasó.?Dice que ve el futuro a través de ellos y que abre un canal diferente para entenderlos a cada uno en su planeta. Por eso se lanzó al agua, o mejor al ciberespacio, después de ocho años de mucho pensarlo.

La pregunta del millón es si una revista digital nativa es un buen negocio en Colombia. Pero a ella no parece preocuparle: “No monté Kienyke para que dé plata. Con ese propósito, cualquier empresario habría abortado este proyecto. Yo estoy dispuesta a meterle mucho más dinero para que crezca más”.

¿Cuál era la idea entonces? “Primero hago una precisión, Kienyke no se fundó hace dos años, se está gestando hace ocho. Luego nos encontramos con un equipo periodístico que acompañó la creación de la páginay un tiempo mas tarde hubo una crisis editorial que afortunadamente viví, porque si no, no hubiera aprendido. Esa parte romántica mía del periodismo encontró ahí el callo del tema. Y nos dimos cuenta de que había que mirarlo diferente, porque en internet no te puedes quedar solo con lo escrito. Ahí tienes que jugar con los sentidos”.

Con esa idea, Adriana Bernal, quien se considera creativa y estratégica, llegó la semana pasada a ser la gran anfitriona del Primer Festival de los Sentidos. Y no solo llegó con los gurús invitados, sino también con sus hijos y con alguien a quien quiere más que a Fabio Echeverri, que es su amigo, su maestro y casi su padre: Carlos Andrade, su tercer marido, a quien ya le prometió que le dará los días que le quedan de vida.
LO MÁS VISTO