Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Abdú Eljaiek rompió el tabú

Abdú Eljaiek rompió el tabú

Revista Jet-set

Los desnudos de Dora Franco, que obturó el fotógrafo Abdú Eljaiek y causaron un escándalo de proporciones macondianas en 1968, serán expuestos en el Museo de Arte Moderno de Cartagena desde el próximo 30 de mayo. Estas y otras fotos formarán parte de una retrospectiva que celebra los 80 años de vida del artista colombiano.
Los desnudos de Dora Franco que el fotógrafo Abdú Eljaiek le tomó a finales de los años 60 feneraron un gran escándalo, que fue registrado por varios medios de comunicación. Foto: ©Abdú Eljaiek.
Por: 11/4/2013 00:00:00
Abdú Eljaiek ha fotografiado presidentes, empresarios y personalidades del arte, pero una de sus obras más recordadas fue la serie de desnudos que le hizo a la modelo Dora Franco, que se interpretó en los corrillos artísticos como el inicio de una etapa en la cual el país del Sagrado Corazón empezaba a perder su virginidad. Las imágenes fueron tomadas a finales de los años sesenta mientras Colombia se debatía entre el moralismo católico, la tendencia nadaísta que respiraba libertad y el open mind de la revolución sexual.

En esa época Abdú solía ir con frecuencia a la casa del poeta Eduardo Mendoza Varela, en el barrio La Candelaria, en Bogotá. Uno de esos días, Mendoza le mostró una caja con postales de desnudos de los años veinte y le dijo: “Oiga, a mí se me ocurre traer una modelo y hacerle unas fotos desnuda en mi biblioteca”. A Abdú la idea le pareció estupenda. “Le pregunté: ‘Bueno, ¿a quién le decimos?’, y me contestó: ‘Tú eres el fotógrafo, el que conoce las modelos’. Pero yo no sabía de nadie que lo hiciera de la forma en que yo quería: sin tapujos, que mostrara la cara y todo el cuerpo”, relata.

Después de un tiempo, Abdú le estaba haciendo unas fotos publicitarias a su amiga Dora Franco y le contó lo que él y Mendoza querían hacer. Le preguntó si sabía de alguna modelo que se le midiera. “Ella me dijo: ‘Sí, conozco a una muy bonita y bien agradable: Yo’”. Dora no tenía reparo en despojarse completamente de su ropa, pues ya lo había hecho antes en la Escuela de Bellas Artes posando para los pintores Enrique Grau y Alejandro Obregón. “Cuando Abdú me propuso que me dejara fotografiar desnuda no tuve ningún inconveniente, porque al fin y al cabo tenía mis presitas bien puestas. Obviamente eso fue un escándalo y todas las señoras de la época me odiaban y los hombres me adoraban”, recuerda Dora.

La sesión de fotos transcurrió con total tranquilidad. “Como Bogotá es tan frío, mi mamá y Vicky –la esposa de Abdú– me hacían masajitos y me daban caldo de pollo y aguapanela con aguardiente para calentarme y que no se me pusiera la piel de gallina, pues eso se iba a notar en las fotos”, cuenta la modelo. Las imágenes se hicieron con luz ambiente y los elementos que se usaron, como el violín, el tapete y la rosa, eran parte de la decoración de la casa de Mendoza. Abdú usó cinco rollos (cada uno con 12 negativos), de los cuales se salvaron solo dos, los otros tres se dañaron en el revelado por culpa de un inexperto laboratorista que no leyó las instrucciones antes de empezar.

Con el material que sobrevivió, el fotógrafo hizo una exposición en la sala del Centro Colombo Americano en Bogotá, la cual fue muy comentada por su estética, pero también porque hizo santiguar a más de uno. “Ni mi hermano ni mi hermana dejaron ir a sus hijos a ver la muestra porque les parecía impuro”, recuerda Abdú. Las fotos iban acompañadas de un texto del poeta Mendoza.

Dora recuerda que el día de la inauguración se fue vestida de blanco y que a la salida del Colombo había gente tirándole tomates y huevos. “Algún día escribiremos una crónica más larga de las consecuencias de haber posado desnuda, me pasaron cosas maravillosas, pero también nefastas”, como perder varios contratos de modelaje.

El escándalo del destape fue registrado por medios como El Tiempo y El Espacio. La revista Diners se anotó un hit periodístico al publicar en exclusiva las primeras fotos de Dora Franco desnuda. Hoy, cuando han pasado más de cuatro décadas, las imágenes siguen dando de qué hablar. “Soy una fotógrafa de talla mundial y todas las entrevistas que me hacen no son relacionadas con mi arte sino porque me quité la ropa, es muy curioso”, dice Dora.

La serie de desnudos, junto a otros 76 fotogramas de Abdú, serán expuestos del 30 de mayo al 25 de julio en el Museo de Arte Moderno de Cartagena. La curaduría la hizo el hijo de Abdú, Esteban Eljaiek, y Felipe Domínguez, gran conocedor de arte. Será una retrospectiva del fotógrafo de Calamarí, Bolívar, que a los 80 años de vida tiene el récord de ser el primer colombiano en colgar un desnudo en una exposición.
LO MÁS VISTO