Revista Jet-Set

Charlene de Mónaco la princesa triste

La expresión melancólica que exhibió en su boda ensombrece hoy más que nunca el rostro de Charlene Wittstock, la plebeya surafricana que se convirtió en Princesa de Mónaco el año pasado.

Charlene de Mónaco la princesa triste. La expresión melancólica que exhibió en su boda ensombrece hoy más que nunca el rostro de Charlene Wittstock, la plebeya surafricana que se convirtió en Princesa de Mónaco el año pasado. Foto: Queen Internacional

La expresión melancólica que exhibió en su boda ensombrece hoy más que nunca el rostro de Charlene Wittstock, la plebeya surafricana que se convirtió en Princesa de Mónaco el año pasado. Foto: Queen Internacional

En la reciente fiesta de Corpus Christi, en el Palacio Principesco, la esposa de Alberto II dio esta desolada impresión que coincide con los rumores de que está muy deprimida porque no ha podido concebir un heredero del trono, luego de lo cual podría abandonar el principado, en cumplimiento de un trato que habría hecho con Alberto, según viejas murmuraciones.

Revistas francesas como Voici y Point de Vue aseguran que Charlene, de quien se dice que trató de escaparse de Mónaco antes de su matrimonio, está aislada en el principado, pues no cumplió con la expectativa de que impondría una nueva era de glamur como la fallecida princesa Grace. Más bien, la alta sociedad de Mónaco se avergüenza de ella por “loba”, informó The Daily Beast.

Mientras que por un lado se rumora que ya está encinta y por eso canceló un viaje a Oriente, por otro, se comenta que está desesperada porque siente asco por Alberto, por mujeriego, y que vive separada de él.

Otros Articulos