NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

¿Barack Obama es infiel?

Eventos

El National Enquirer sostiene que el Presidente estadounidense tuvo un romance extramarital aún no comprobado con su asesora Vera Bakers, a quien su esposa Michelle habría desterrado al Caribe. Se ofrece un millón de dólares por un supuesto video del mandatario y su amante en posiciones comprometedoras.
Por: 21/5/2010 00:00:00
El rumor no es nuevo, pero ahora el National Enquirer alega que tiene evidencias del affaire que Obama tuvo con Vera Baker, directora financiera de su campaña al Senado por Illinois en el 2004. Aquella fue, sin duda, una acertada elección, pues Vera se destacó como una de las ejecutivas que más millones recogió en esa contienda, en la cual Obama ganó e inició su camino hacia la Presidencia de Estados Unidos. Para lograrlo, relata el tabloide, ella y el candidato trabajaron estrechamente y fue en medio de esas jornadas que se desató el supuesto romance.
El 18 de mayo del 2004, Barack Obama debía viajar a Washington, donde se encontraría con Vera, residente en esa ciudad, para concretar una serie de donaciones para su aspiración. De acuerdo con el conductor que los transportó ese día, provisto por la firma de relaciones públicas McLean Clark, horas antes del arribo del político a la capital estadounidense, Baker le pidió que la llevara al hotel George, donde Obama se hospedaría. Como parte de su staff, ella estaba en capacidad de registrar al candidato, como se cree que ya lo había hecho. El caso es que Vera dejó al chofer en el lobby y subió a cambiarse de ropa, pero lo raro es que él asegura que no la vio llevar ninguna maleta, de modo que no sabe de dónde salió la ropa o si ella ya había estado en el hotel.
Minutos después, el conductor llevó a Baker al aeropuerto Ronald Reagan, donde recogieron a Obama. Enseguida, los llevó a varias reuniones con donantes y a una conferencia. El hombre sostiene que allí lo despidieron, pero que luego la asesora lo llamó y le pidió que fuera por ellos. Efectivamente, el conductor los recogió, esta vez acompañados por una mujer con la cual Vera compartía su casa. Al llegar allí, esta tercera persona no identificada se despidió de Obama y Vera. Y, de acuerdo con el relato del informante: “cerca de las diez y treinta de la noche, los llevé al hotel (George), a donde entraron juntos. Mi trabajo había concluido y no hubo ninguna señal de que ella fuese a dejar el hotel esa noche”.
“Esto no es prueba de un affaire, pero la subsiguiente desaparición de Baker resulta sugestiva”, anota el periodista y bloguero Bob Owens, en lo cual coincide con la mayoría de los reporteros que han investigado el caso. Lo dice porque a las pocas semanas de la cita en Washington ella dejó la campaña y en el 2006 su firma Baker & Wambu cerró en su mejor momento. En una hoja de vida ella informa que su siguiente trabajo fue en la empresa Alta Capital Group, en Chicago, pero no hay evidencia de que viviera allí. En el 2008, cuando Obama estaba en plena campaña presidencial, el escándalo del romance estalló y después de negarlo, Vera dejó la escena política y reapareció en la isla caribe de Martinica, donde se casó. Después, se le vio en Washington, trabajando para el senador Roland Burris, pero la sombra del affaire la obligó a dejar su jugoso sueldo de 77 mil dólares y devolverse a Martinica, donde fundó otra empresa, Cape Caribean LLC, que también desapareció misteriosamente y el paradero de Vera hoy es un misterio. No obstante, dice el Enquirer, la historia de la boda no es cierta, sino que Michelle Obama, la esposa del Presidente, movió las fichas para desterrarla al Caribe, según un ex colaborador de la campaña.
Mucha de esta información fue verificada por medios como ABC News, NBC y el propio Enquirer, con el chofer y los ejecutivos de McLean Clark, pero ninguno la publicó. El periodista Owens afirma que esperaron a que Obama estuviera en la Casa Blanca para asegurar un escándalo más vendedor. Al parecer eso es lo que está haciendo ahora el National Enquirer, que ofrece hoy un millón de dólares por un supuesto video de Obama con Vera en posiciones comprometedoras. Además, asegura que tiene una serie de amorosos correos electrónicos que pronto develará.
La expectativa es grande, pues no hay que olvidar que el Enquirer, luego de ser considerado un pasquín, hoy goza de cierto prestigio tras destapar los escándalos sexuales de Tiger Woods y del político John Edwards. De dar en el blanco con Obama, sería un hito sólo comparable con los líos de faldas de los presidentes John F Kennedy con Marilyn Monroe y Bill Clinton con Monica Lewinsky. Pero hay quienes opinan que este lío no tiene ni pies ni cabeza, y que la gran prensa nunca le dará crédito, pues está protegiendo al mandatario o le tiene miedo. Otros analistas no dudan de que este es un complot de grupos extremistas que ven a Obama como un presidente ilegítimo por ser negro y están dedicados a estas horas a escarbar por cielo y tierra tras unas pruebas que, pese a los titulares sensacionalistas, no aparecen.

LO MÁS VISTO