NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

William le es infiel a su novia

Eventos

La boda entre el nieto de Isabel II de Inglaterra y su novia Kate Middleton, proyectada para el 2011, está en veremos, debido a los frecuentes líos de faldas del Príncipe.
William y Kate en el 2007. Ella está desilusionada de él por mujeriego, mientras que él está molesto con ella por ser afable con los paparazzi. Foto: AFP.
Por: 25/8/2010 00:00:00
Ella está horrorizada porque los asesores de Palacio le advirtieron que si se casa con él, tendrá que tolerar a sus amantes.

La vida de Kate Middleton no es un cuento de hadas. El hecho de ser la novia del joven más apetecido de la realeza, quien está deseoso de convertirla en princesa y futura reina de Inglaterra, no la ha eximido de llorar a causa de las infidelidades de su amado. Al menos así lo revelaron al National Enquirer fuentes indiscretas del Palacio de Buckingham, según las cuales Middleton suspendió sus planes de boda para julio del 2011.

Fue justo entre los muros de Buckingham donde se desató esta nueva intriga palaciega, en medio de la preparación que la plebeya millonaria viene recibiendo para convertirse en miembro de la realeza. Hasta hace poco, ella había recibido de buen tono los dictados del protocolo: cómo saludar, cuándo sonreír, cuándo estar seria, cómo vestirse, etc.

De acuerdo con los informantes, ella resultó buena alumna, pero un día, llegó la lección que nunca hubiera querido escuchar: uno de los asesores de Palacio le informó que entre sus deberes de princesa también estaba soportar el gen mujeriego de su flamante esposo: “Tendrás que hacerte la de la vista gorda, querida”, le advirtió. De inmediato, contó la fuente, ella se sintió “físicamente enferma”. “En un principio”, agregó, “Kate montó en cólera al comprender que William es como su padre. Ahora, está atormentada con la idea de tener que darle permiso para que le sea infiel”. Kate no sólo suspendió los preparativos, sino que tuvo una fuerte discusión con su novio, en la que salieron a relucir episodios aparentemente superados.

Los informantes del Enquirer afirman que William se la ha jugado a su novia en más de una ocasión durante los siete años que llevan de novios, varios de los cuales ha estado alejado de ella por su carrera militar. Una de las aventuras que más le dolió fue la que tuvo hace cuatro años con Natasha Hamilton, un sexy estrella pop británica. Por esos días, al llegar a Londres de unas románticas vacaciones en el Caribe con su príncipe, Kate se encontró con la ingrata sorpresa de que circulaba en todos los tabloides una foto de él a punto de besarse en la boca con la cantante.

Ese humillante recuerdo volvió por estos días a la mente de la novia real, quien, según el Enquirer, se quitó la venda sobre la conducta de su novio, a quien hoy le reprocha haber sido tremendamente irrespetuoso con ella. El tabloide sugiere también que la millonaria no sólo está dolida de nuevo con las infidelidades que le comprobó a William, sino que además está convencida de que son ciertas todas las que se le rumoraron sin que ella pudiera verificarlas.

Middleton, por ejemplo, ahora insiste en que su novio sigue viéndose a escondidas con otra millonaria, Jecca Craig, a quien conoció en uno de sus periplos a Kenia. Allí, en la finca de la familia de ella, vivieron un romance de tres meses por los días en que Middleton y el Príncipe llevaban pocos meses de novios. Jecca no fue del agrado de la Casa Real, que de inmediato ordenó a William regresar a la Universidad de San Andrews, donde conoció a Kate.

En el 2005, el nieto de la reina Isabel II le fue infiel a su novia con la artista australiana Shery Scriver, durante la despedida de soltero de Tom Parker Bowles, hijo de su madrastra Camilla. Según Shery, William le susurró al oído mientras bailaban: “Tienes todas las cualidades que me gustan en una mujer”. Esa noche bailaron varias canciones románticas, tan acaramelados, que el hermano de él, Harry, tuvo que llamarlo a la cordura. Acto seguido, desaparecieron del festejo.

Y esto es sólo lo que se conoce. Según el Enquirer, Kate teme no poder revertir el peso de la historia, pues como lo aseguró a ese medio el experto en realeza Nicholas Davies: “Ha sido una práctica aceptada por siglos que los reyes y príncipes puedan engañar a sus esposas”. La joven millonaria teme así repetir la tragedia de la madre de William, la fallecida princesa Diana, quien desde antes de casarse tuvo que compartir a su esposo con la mujer que lo obsesionó desde muy joven, su actual esposa Camilla.

Pero el asunto de los cuernos reales es sólo una de las razones por las que no se cumplió el pasado julio el anuncio oficial de la boda entre William y su amada. De acuerdo con la prestigiosa periodista Tina Brown, quien dio la primicia del compromiso en su Web The Daily Beast, Kate también tiene rabo de paja. En efecto, William se molestó con ella porque se mostró más condescendiente de lo debido con unos paparazzi que la siguieron recientemente. Como se sabe, William odia a estos fotógrafos de farándula, pues su madre murió en un accidente de tráfico en 1997 en París, mientras era perseguida por ellos.

La pareja todavía tiene tiempo para pensar las cosas, pues de acuerdo con el protocolo, la fecha límite para anunciar su boda el 1 de julio del 2011, día del cumpleaños de Diana, sería el mes de enero.
LO MÁS VISTO