NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Santos, el estudiante

Eventos

Jet-set desempolvó varios retratos de los días en que el presidente Juan Manuel Santos, de afro y bigote juvenil, estudiaba Economía en Kansas University, de Estados Unidos. Se las tomó el documentalista y fotógrafo Rodrigo Castaño…
Hace poco, Santos habló de sus años de estudiante de Economía en Kansas University. Lo hizo durante su encuentro con Obama, el presidente de Estados Unidos. Foto: César Carrión - SIG/10
Por: 13/12/2010 00:00:00
En esa época Castaño, era alumno de Periodismo y Comunicaciones. Hace poco las colgó en su nuevo portal Parecequefueayer.net, que le dará rienda suelta a la nostalgia.
El pasado 24 de septiembre, durante el primer encuentro de Barack Obama con Juan Manuel Santos en la Casa Blanca, hubo varias bromas, pero una específicamente llamó la atención de la prensa extranjera y de los asistentes. El mandatario estadounidense recordó la eterna afición de su homólogo colombiano por el equipo de baloncesto Jayhawks, de la Universidad de Kansas, donde Santos terminó los estudios superiores en la facultad de Economía y Negocios en 1973. De esta manera, se rigió a la tradición de otros miembros de su familia que estudiaron en KU, como se conoce a Kansas University, una de las más liberales de Estados Unidos.

Luis Fernando Santos, quien dejó hace poco la Presidencia de El Tiempo, y Francisco Santos, ex vicepresidente de la República, por ejemplo, también pasaron por este campus universitario, pero en la Escuela de Periodismo y Comunicaciones Masivas. En esos días, una gallada de colombianos recién graduados en el colegio también se inscribió en Kansas University, enclavada en el monte Oread, de la provincia de Lawrence. Entre ellos, estaban el senador John Sudarsky y el columnista y escritor Daniel Samper Pizano. Por supuesto, aquel grupo de compatriotas se reunía los fines de semana y, a la usanza de los jóvenes estudiantes de la época, organizaban picnics e invadían las tabernas que programaban la música de los rockeros del momento en Lawrence, que en ese entonces no pasaba de 70 mil habitantes.

En aquella época, el actual gobernante de los colombianos distribuía sus momentos de ocio entre los encuentros de amigos y la literatura fundamentada en las filosofías orientales, que por cierto recuperaron su auge en nuestros días. Su libro de cabecera era El profeta, de Khalil Gibrán, cuyas enseñanzas aún nutren los libros de autoayuda y espiritualidad.

“Siempre ha sido inteligente y dedicado a los estudios”, dicen los amigos del Presidente, que todavía lleva a los basquetbolistas de Jayhawks en su alma.
LO MÁS VISTO