Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Peñafiel: “Doña Letizia conspira contra el Rey”

Peñafiel: “Doña Letizia conspira contra el Rey”

Edición Impresa

El periodista español, experto en realeza, publicó un libro en el que asegura que la nuera de Juan Carlos I de España urde un plan para mostrar al monarca como viejo y achacoso, y obligarlo a abdicar en su marido, el príncipe Felipe. Jet-set le picó la lengua al implacable crítico de Letizia.
Peñafiel, de 78 años, ha presenciado los grandes sucesos de la realeza, entre ellos, 40 bodas, en más de medio siglo de periodismo. Foto: Queen Internacional.
Por: 4/4/2011 00:00:00
¿Por qué escribió este libro?
-A raíz de la operación a que fue sometido el Rey hace unos meses, cuando se temió que tuviera cáncer de pulmón, se inició una campaña para que abdicara. Pero los reyes no abdican.

¿Qué cuenta en su libro?
-Paso revista a todos los incidentes de salud que el Rey ha tenido. Y cada vez, casualmente, que ha habido algo, siempre se ha puesto en marcha la que yo llamo “la operación hijo”.

¿En qué consiste?
-Se ha utilizado el nombre de Felipe (heredero del trono) para decir que ya está preparado para ser Rey, con el fin de que su padre abdique. Sin embargo, don Juan Carlos tiene 73 años y, según las tablas de expectativa de vida, puede vivir 15 ó 20 años más tranquilamente. Ha engordado porque ha dejado de fumar, pero está perfectamente. Especular con la abdicación es una falta de respeto.

¿Felipe tiene que ver en esa “operación” o sólo son personas que se escudan con su nombre?
-Más bien, es una camarilla del entorno de su consorte, Letizia.

¿Ella dirige la intriga u otros lo hacen a sus espaldas?
-A espaldas y con su consentimiento. Me imagino que a ella, que es ambiciosa, le gustaría que su marido se convirtiera ya en Felipe VI. Pues tendrá que esperar, porque en ninguna de las diez monarquías de Europa se especula sobre una abdicación.

¿Letizia no le cae bien?
-No nos caemos bien.

¿Ha cruzado una palabra con ella alguna vez?
-Tuve un desencuentro violento con ella hace años. Coincidimos y se enfrentó a mí. Pensó que yo la criticaba a ella y a su familia, que hacía bromas sobre su abuelo taxista. Eran cosas infundadas, porque yo nunca he criticado a su familia, que posiblemente es lo mejor que tiene. Porque que sea de origen humilde no es malo, es un mérito. Fue un encontronazo muy desagradable. Incluso, me daba instrucciones de cómo ejercer el periodismo.

¿La Casa Real le ha hecho algún reclamo?
-No, la Casa Real siempre me ha tenido mucho respeto, jamás me ha llamado la atención.

¿Cómo observa el que una plebeya, como Letizia, sea la futura Reina de España?
-En casi cuarenta años de monarquía en España, aprendimos a admirar a una reina consorte, la reina Sofía. Ella lleva la realeza en la sangre, ejerce el oficio de Reina con un gran profesionalismo –es una profesional en palabras del propio Rey–. Pero hace seis años (con la boda de Felipe y Letizia), nos dijeron que ese ejemplo ya no valía y que ahora cualquier muchacha puede ser Reina de España. A mí eso no me parece correcto.

Pero eso está pasando en todas las monarquías… Hacía falta que la monarquía se modernizara, pero no que se vulgarizara, que es diferente.

¿Qué encuentra vulgar en Letizia?
-Que busca ser la más: la más elegante, la más inteligente, la más lista; y eso no es necesario. Ella es la consorte, no la titular del Principado de Asturias. Con ser natural le bastaría, pero se le ve excesivamente que le gusta mandar y eso lo detestan los españoles. Y no es que ella me caiga mal a mí, le cae mal a muchos españoles.

Pero ella sale a la calle y la gente la aclama… -Despierta curiosidad, pero eso no quiere decir nada. Yo he visto coronar a emperadores que después han caído. En Irán, en la coronación del Sha, vi a millones de personas aclamándolo con entusiasmo. Años después, los mismos iraníes lo arrojaron del trono.

¿Por qué dice que sería mejor que reinara la infanta Elena, la hija mayor del Rey?
-Es la más parecida a su padre. Tiene un concepto de la dignidad real y ejerce como tal. Le correspondería porque es la primogénita. No sé si sería buena reina, pero sí que sería una buena Princesa de Asturias.

Felipe tiene dos hijas, pero si nace un varón, heredaría el trono. ¿Cree que habrá reformas para que Leonor, la mayor, pueda reinar?
-La Constitución española es la única que discrimina a la mujer. Hay un artículo en el que dice que la precedencia en el acceso al trono la tiene el varón. Pero en la sociedad española hay reconocimiento a la igualdad entre hombre y mujer. Entonces, si nace un varón, la sociedad no va a permitir de nuevo una discriminación, habría un gran problema. Y como nadie se atreve a reformar la Constitución, mejor que ellos no busquen otro hijo.

¿Cómo ve el futuro de la monarquía española en manos de Felipe?
-Lo que pasa es que España es una monarquía sin monárquicos. Los españoles son “juancarlistas”. Eso tiene un reto: que cuando muera el Rey, los “juancarlistas” sean “felipistas”, lo cual va a ser difícil. Segundo, el mundo evoluciona tan rápido, que hacer predicciones a largo plazo no es sencillo. A lo mejor, dentro de algunos años ya no existan las monarquías. El rey Faruk, de Egipto, dijo hace mucho una frase profética: “No me importa haber perdido el trono, porque dentro de unos años en el mundo solamente quedarán cinco reyes: los cuatro de la baraja y la Reina de Inglaterra”.

Los consortes reales vistos por Peñafiel

Charlene Wittstock, prometida de Alberto de Mónaco: “El haber sido nadadora le ha restado feminidad. Tiene unas anchuras enormes. Nada que ver con la princesa Grace”.
Mary Donaldson, esposa de Federico de Dinamarca: “Como buena consorte, se manifiesta con naturalidad”.

Máxima Zorreguieta, esposa de Guillermo de Holanda: “La mejor de todas. Es natural, sana y hermosa. La quieren todos los holandeses”.

Kate Middleton, prometida de William de Inglaterra: “Tengo mis reservas sobre la chica, no sé por qué no acaba de gustarme”.

Mette Marit, esposa de Haakon de Noruega: “Las reinas no deben tener pasado y el de ella es demoledor: una muchacha relacionada con la prostitución y las drogas”.

Daniel Westling, esposo de Victoria de Suecia: “Fue una boda forzada. Victoria mostró poco respeto por la institución y por su padre, el Rey”.

Matilde d’Ukedem, esposa de Felipe de Bélgica: “Es una dulzura de muchacha. Son unos príncipes herederos perfectos”.
LO MÁS VISTO