NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Manolo Cardona y Valeria Santos, la pareja bomba

Eventos

Acá le contamos los detalles de este noviazgo que va en serio, al punto de que se dice que él, uno de los más deseados de la farándula colombiana, le ha hablado a sus familiares y amigos de ir al altar muy pronto.
Algunos de sus allegados afirman que Manolo Cardona está muy enamorado de la joven Valeria Santos. Ya estuvieron en Cali y en México, donde el artista rodó la versión para cine de El cartel de los sapos. Fotos: Imagen Reina/08 y Ricky Cohete (Ecuatoriano).
Por: 17/11/2010 00:00:00
Él es uno de los solteros más deseados del mundo de la farándula, ha trabajado en destacadas producciones de televisión y cine en Colombia, México y España, y tiene una empresa con sus hermanos dedicada al séptimo arte. Ella, hija de Felipe Santos y Gina Benedetti, no sólo viene de la familia más importante de la política y el periodismo en el país, sino que es bonita, inteligente y carismática. El noviazgo va en serio, al punto de que se dice que él le ha hablado a sus familiares y amigos de ir al altar muy pronto.

El pasado 21 de octubre, durante la entrega de los Premios Nacionales de Cine Macondo 2010, Manolo Cardona recibió el galardón en la categoría de Mejor Actor de Reparto por su papel de gay en el largometraje Contracorriente. Cuando los presentadores anunciaron su nombre como ganador, el artista le dio un beso a su hermosa acompañante y ambos alzaron los brazos en señal de triunfo. Luego, la estrella subió al escenario y le dedicó parte de su discurso de agradecimiento a la joven que durante la ceremonia estuvo tomada de su mano. “Gracias Valeria”, dijo, ante el emocionado auditorio, que desvió su mirada hacia la rubia, tan hermosa, que podría confundirse con una modelo o una actriz. Sólo que ella no es ni lo uno ni lo otro.

Manolo se refería a Valeria Santos, una joven inteligente y atractiva que pertenece a la sociedad bogotana, y que no ha sido del todo ajena al mundo del espectáculo. Su padre, el empresario Felipe Santos, y su madre, Gina Benedetti, antes de separarse, eran una de las parejas más populares no sólo de la alta sociedad, sino de los círculos bohemios. Valeria forma parte de una de las dinastías más importantes que ha tenido el país. Es sobrina del presidente Juan Manuel Santos y sobrina segunda del ex vicepresidente Francisco Santos. Desde el periódico El Tiempo, que por décadas estuvo en manos de sus familiares, su tío Enrique Santos fue durante muchos años el columnista más respetado del país. Y, ni hablar de su abuelo, don Enrique Santos Castillo, quien trabajó en el diario durante más de 56 años y como editor del mismo se convirtió en el periodista más influyente de Colombia. Todo esto, sin mencionar al fundador de la dinastía, el presidente Eduardo Santos, una de las figuras clave de la primera mitad del siglo XX.

Valeria se alejó de la tradición ‘santista’ y no se dedicó ni a la política ni al periodismo. Aterrizó en la facultad de Derecho de la Universidad de los Andes y ahora trabaja en una importante empresa dedicada a los recursos naturales, concretamente a la explotación del sector petrolífero y del carbón.

El romance de la pareja empezó a sonar más bien hace poco. Algunas fuentes consultadas por Jet-set aseguran que el noviazgo comenzó unos quince días antes de la ceremonia de posesión del actual mandatario de los colombianos. Es más, ambos estuvieron en el evento, pero siempre distanciados para evitar las sospechas de los chismes rosa que cada cierto tiempo le inventan una relación a la estrella del cine y la televisión. En la Plaza de Bolívar, donde se realizó la imposición de la banda presidencial, Manolo, quien está acostumbrado a espantar a los paparazzi, caminó cuatro pasos atrás de su novia. Por un tácito acuerdo, los dos decidieron hacerlo así. Ella es una mujer discreta que prefiere el bajo perfil y se caracteriza por la prudencia. Ese día, su prioridad era no convertirse con Manolo en la comidilla de los sabuesos de la prensa que hubieran quedado encantados con descubrirlos. La estrategia funcionó, pues nadie los fotografió juntos.

Todavía estaban frescos los rumores del supuesto noviazgo de Manolo con la actriz María Adelaida Puerta, la protagonista de la miniserie original de Sin tetas no hay paraíso. Incluso, en esas mismas semanas, no faltaron las insinuaciones de personas suspicaces que insistían en que él no estaba saliendo con “la Catalina del libretista Gustavo Bolívar”, sino con la actriz Verónica Orozco.

Manolo Cardona, a pesar de ser un ídolo en el mundo de la farándula, es tan reservado en su vida privada como Valeria. Lo único que tenía claro la prensa era que él había cancelado su larga relación, de unos tres años aproximadamente, con la modelo de origen brasileño Katarina Sacht. Él mismo le insinuó a varios de sus amigos que el noviazgo con la hermosa garota no fue lo suficientemente fuerte como para llegar a hablar de matrimonio.

A pesar de los esfuerzos por pasar inadvertidos, Manolo y Valeria no pueden evitar ser el objeto de las miradas a donde quiera que vayan. Hace un año y medio, aproximadamente, cuando él se encontraba en la gira promocional de la serie El cartel de los sapos, sus nombres aparecieron por primera vez en las columnas de chismes y en las secciones de farándula por cuenta de rumores no confirmados. En ese momento, lo único que se sabía era que la hermosa joven lo acompañaba a las ruedas de prensa y a las sesiones fotográficas que él hacía para promocionar la telenovela El cartel que tuvo a los colombianos pegados a los televisores. Pero la cosa no pasó de ahí. Manolo se radicó durante unos meses en España y luego regresó al país para rodar la versión cinematográfica de la telenovela, en compañía de sus hermanos Francisco y Juancho Cardona. La filmación absorbió el tiempo del artista, con rodajes extenuantes en Cali y en el Distrito Federal de México. El romance explotó públicamente cuando se supo que hasta allá lo fue a visitar Valeria.

Sus amigos dicen que el par de tortolitos no se separa casi nunca. Los más cercanos a él comentan en privado que por primera vez ven a Manolo pensando que la cosa va en serio. A pesar de las diferencias que algunos creen ver entre los dos protagonistas de esta historia de amor, son muchas más las cosas que los unen que las que los separan. Manolo, identificado con el mundo del espectáculo, es un hombre con muchos intereses culturales e intelectuales. Y Valeria, a pesar de ser una abogada respetada y pertenecer a una dinastía de periodistas y políticos, tiene la misma franja bohemia y artística de sus padres. En todo caso, en lo que todo el mundo está de acuerdo es en que por más de que está pareja de divinos trate de pasar por debajo del radar de los medios de comunicación, no les va a quedar fácil. A todo el mundo le gusta un cuento de hadas.
LO MÁS VISTO