NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Juliana la verdadera hermana de Sofía Vergara

Eventos

Hace poco, Sofía Vergara dejó claro que la actriz Sandra Vergara no es su hermana menor. Pero jamás habló de la verdadera, o de Juliana Vergara, una jovencita de 17 años (tres años menor que su hijo Manolo) que nació de la relación de su padre, Julio Vergara, con Beatriz Arteta.
La joven Juliana Vergara, de 17 años, vive en Miami, donde las amigas del colegio y el barrio le preguntan por Sofía Vergara. “Somos hermanas, pero distantes”, les dice, con la esperanza de que la volverá a ver en su vida. Foto: Gerardo Gómez/11.
Por: 5/9/2011 00:00:00
La artista de Modern Family y el último retoño de su papá solo se han visto una vez. Esta es la historia.

Juliana Vergara, de 17 años, no había vuelto a Barranquilla desde el 2007, cuando se radicó en Miami para estar al lado de su mamá, Beatriz Arteta. En aquellos días en que empacó maletas, todavía tenía intacto el recuerdo de la única vez en que ha estado frente a frente con su hermana mayor, la actriz y modelo Sofía Vergara. El fugaz encuentro ocurrió durante un evento público en un centro comercial barranquillero y en medio de una multitud hilarante que le pedía autógrafos a la gran estrella del espectáculo.

Como pudo, la intrépida Juliana, quien se desvivía por conocer a la famosa artista, se abrió paso a empujones entre muchos adultos y se acercó a La Toti, que en esa época apenas despuntaba su carrera en Hollywood. A pesar de los lazos sanguíneos, la estrella del cine y la televisión y su hermana biológica no se habían relacionado, al parecer por decisión de su padre, el palmicultor Julio Enrique Vergara Robayo, quien murió en diciembre del 2009 después de un derrame cerebral que lo dejó en estado de coma. Juliana Vergara se ubicó al lado de la diva que estaba rodeada de muchos curiosos, y se presentó. “Sofía, soy tu hermana”, le dijo, con una sonrisa muy tímida. La coprotagonista de la serie Modern Family le dio un beso que corroboró que ya sabía de la existencia de la joven y se despidió sin la promesa de volverla a ver, ni aun en Miami, donde están radicadas las dos.

Juliana y la familia paterna

El pasado mes de julio, Juliana regresó a Barranquilla para estar unas cuantas semanas junto a su familia materna. El agónico fallecimiento de su padre y la imposibilidad de viajar al funeral la motivaron a reencontrarse con su tía Beatriz Vergara, y de paso, con sus raíces por el lado paterno. Las dos hubiesen deseado abrazarse nuevamente en otras circunstancias más amables, pero ante el interés de Juliana prefirieron ir al cementerio Jardines del Recuerdo de la capital atlanticense, donde reposan los restos de su papá, a quien vio por última vez en el 2000. Apenas era una niña de 6 años.

La adolescente, que pocas veces se ha relacionado con la parentela de los Vergara, llevó un manojo de flores rojas a la tumba y empezó a orar por su padre. “Le dije que lo amaba. Que no tenía resentimientos a pesar de que estuvimos distanciados. De él sólo guardo recuerdos amables. Me dolió no verlo al final de sus días, pues se encontraba en estado vegetal”.

Sin embargo, antes del distanciamiento absoluto con Beatriz Arteta, Julio Vergara alcanzó a bautizar a su hija menor en la iglesia La Sagrada Familia de Barranquilla, aunque llegó un poco tarde a la celebración, y la registró con su apellido en la Notaría 17 de esa ciudad. Juliana nació cuando Sofía ya era madre de Manolo, el joven que acaba de cumplir 20 años, y quien tampoco conoce a su pequeña tía.

Sus padres

De la historia de amor de sus padres, Juliana conoce escasos detalles, por decisión de la mamá, que muy pocas veces le ha hablado del tema. Solo sabe que en pleno noviazgo él le regalaba flores, que algunas veces pasaban los domingos junto al mar, y que finalmente se distanciaron por situaciones que coincidieron con el desenfreno de Vergara Robayo frente al trago y sus continuos romances, aun en los días en que empezó a sentirse muy enfermo. “Yo crecí y algunas veces me llamaba por teléfono. Lo regañaba porque tomaba mucho, y él se ponía rabioso”.

Las historias de sus hermanos paternos (Sofía, Rafael, María Fernanda, María Inés, Verónica y Julio) las ha conocido a través de su abuela materna, Marlene Rocha, y las más escandalosas a través de la prensa e Internet. Hace poco quedó conmovida con el drama de Julio, quien en mayo pasado fue deportado de Estados Unidos por los delitos de hurto, porte ilegal de armas y consumo de drogas, por los que ha tenido que ir unas 30 veces a las cárceles de Florida.

Igual, Juliana Vergara también se ha esmerado por conocer al derecho y al revés cada uno de los triunfos y noticias de la popular Sofía Vergara, incluyendo sus calendarios en poses sensuales, las postulaciones a los Globo de Oro, sus romances y los elogios de la prensa a su exótica belleza.

La joven quiere ser enfermera, pero no descarta seguir los pasos de La Toti. “Lo malo es que yo soy muy bajita. Por ahora me conformo con tener una buena relación con todos ellos, como la que he visto entre muchos hermanos”. Ella no pierde la esperanza.
LO MÁS VISTO