NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Juanes comienza su año sabático

Eventos

El final de su gira mundial, fue el punto de partida del periodo de descanso que Juanes anunció en Twitter. Muchos hablan de 1 año sabático, pero ni él mismo sabe hasta cuándo se extenderá este paréntesis en que se dedicará a la familia y buscará al sucesor de Fernán Martínez.
“Mi música y mi carrera han tomado un giro para otro lado. No sé hacia adónde, pero sí sé que estoy en ese proceso de cambio. Mi más reciente disco es una especie de purgante, algo que tienes que hacer para limpiarte”, dijo el artista, quien hizo un alto en el camino para estar con su familia y componer los temas de su próximo álbum. Foto: Queen Internacional.
Por: 7/9/2011 00:00:00
El cantante colombiano Juanes decidió tomar distancia de los escenarios desde el pasado 30 de julio, cuando se despidió con un hasta pronto de todos los amantes de su música. Lo hizo en un estadio a reventar, ante unas ocho mil personas que llenaron el campo de fútbol de Adeje, en Tenerife, España.

Ese día, que el propio artista marcó como el punto de partida de un periodo de retiro voluntario y que no se sabe hasta cuándo se extenderá, cayó el telón de su largo y extenuante tour P.A.R.C.E, que lo llevó por el mundo y que remató en el territorio español. Las presentaciones correspondientes a la Península Ibérica adquirieron mayor resonancia mediática cuando se especuló en la prensa que existía la posibilidad de cancelarlas por su ‘divorcio’ musical de Fernán Martínez, su manager, que lo llevó a la cúspide de su trayectoria con siete discos grabados, más de quince millones de copias vendidas y nueve premios Grammy.

Juanes cantó en la Madre Patria con algunos picos de asistencia total en escenarios como el de Sant Jordi Club de Barcelona, donde lo vieron cinco mil personas. Hacia el norte, en la provincia de Vigo, doce mil amantes del rock en español vibraron con la música del paisa que le ha hecho guiños a géneros tan disímiles como las melodías de Jimy Hendrix y la carrilera colombiana. Por supuesto, y como sucede en las giras de casi todos los artistas, hubo baches en las graderías de algunos de sus conciertos, pero nada preocupante, como lo expresó en su página oficial de Internet. Es más, focalizó la información en aciertos como el hit que se anotó en la playa de Gandia, de la comunidad valenciana, donde hubo cupo completo. El lugar, que tiene capacidad para doce mil rumberos, según el propio cantautor, no tuvo sitio para una persona más.

La sumatoria de estos logros en línea hizo pensar que su retiro no será por una larga temporada, y mucho menos definitivo. De hecho, cuando puso un pie en tierras canarias volvió a confirmar que los próximos meses de descanso sólo serán un paréntesis en su vida para estar un poco más cerca de su esposa Karen y de sus hijos Luna, Paloma y Dante. “Esto no es un adiós definitivo. Lo único que voy a hacer es tomarme unos días en casa con mis niños. Necesito estar con ellos”, adelantó el creador de temas como Fotografía y A Dios le pido.

Efectivamente, luego de la despedida anunciada desde mayo pasado en Twitter, Juan Esteban Aristizábal regresó a Medellín, su ciudad natal, para celebrar su cumpleaños número 39 en compañía de sus familiares y de unos cuantos amigos. En los medios locales de la capital antioqueña trascendió la declaración de uno de los asistentes al festejo que habló del estado de ánimo del artista, después de su pelea en las redes sociales con Fernán Martínez: “Juanes se encuentra en un momento feliz de su vida, disfrutando de sus seres queridos y de su música. Pasa por una época en que ha sentido mucha paz”.

Pero estas palabras alentadoras contrastaron con las declaraciones de Fernán Martínez hace un par de meses en los micrófonos de RCN Radio: “Él está deprimido y tiene una serie de problemas personales”. En ese entonces, las opiniones entregadas por el empresario parecían confirmar una noticia de Hola.com que dio cuenta de una posible crisis matrimonial entre la estrella del pop y su esposa Karen. La pareja no se encargó de desmentir los rumores, pero más tarde, en julio de este año, fueron fotografiados con sus hijos en uno de los remansos veraniegos de Miami. “Ellos están muy bien”, dijo una de las fuentes consultadas por Jet-set.

Pero Martínez fue más allá y lanzó a la luz pública otras palabras que fueron interpretadas en los medios nacionales como parte de la gota que rebasó la crisis y que agilizó el distanciamiento entre los dos. Dijo, por ejemplo, que la compañía musical había cancelado 60 conciertos programados entre varios países, incluida Colombia. Como era de esperarse, Juanes se defendió, desde la esquina de su Twitter, afirmando que sólo había suspendido tres presentaciones en Estados Unidos.

El único punto en que el cantante y su exrepresentante estuvieron de acuerdo fue en el mal comportamiento de las ventas del disco P.A.R.C.E. que marcaba el regreso del paisa a sonidos más cercanos al rock. “No fue exitoso”, dijo Fernán, quien a los pocos días, como solución de emergencia, fue reemplazado por José Aristizábal, uno de los cinco hermanos del artista. Sin embargo, sus funciones de manager encargado no sobrepasarán el año, porque Juanes y otros miembros de su organización estudian las hojas de vida de varios candidatos que buscan llenar el gran vacío que dejó Fernán Martínez.

Este periodo lejos de los escenarios servirá para ordenar la casa y buscar la musa de inspiración que no funcionó en términos comerciales en la producción anterior. El Cd que incluyó la canción Yerbatero no jalonó el balance de utilidades esperado, exceptuando a Colombia, donde fue uno de los trabajos más vendidos en diciembre pasado.

Pero como Juanes no está dispuesto a llorar sobre mojado –en España dijo: “Lo mejor está por venir”–, la situación lo llevaría a rodearse de nuevos productores y hasta de compositores de otras latitudes para darle un nuevo aire a su carrera artística. Incluso, por su cercanía con Juan Luis Guerra se espera que el próximo trabajo del colombiano incluya temas con mensajes positivos y sociales, y no propiamente religiosos. “La música es mi vida. Hay momentos de cansancio mental y físico en los que te colapsas por un instante y tienes que parar”, expresó. De hecho, regresó a sus estudios de Miami, donde no ha dejado de componer.

Mientras se lanza a la búsqueda del tiempo que ha perdido sin los suyos, el intérprete tendrá más alas para venir a Colombia y seguir con sus acciones solidarias o en defensa de la libertad. Los primeros días de agosto estuvo en la sede de la fundación Mi Sangre, en su ciudad natal, donde se ratificó como padrino de las iniciativas que ayudan a las víctimas de la violencia y propician el repudio mundial contra las minas antipersona. Desde hace meses, en consenso con el artista, este organismo amplió su misión pacificadora hacia las comunas 8, 13 y 15 de Medellín, donde buscan instaurar los valores de tolerancia y liderazgo a través de la música urbana como el hip-hop. Juanes quiere descansar, pero parece que solo tendrá un ratico para hacerlo.
LO MÁS VISTO