Edición Especial

Escándalos sexuales de los famosos

Parece una verdad que el sexo sí mueve al mundo, o al menos eso dejaron entrever personajes inalcanzables y poderosos de la política, la farándula y hasta de la Iglesia en los últimos años.

Escándalos sexuales de los famosos. Esta es una de las fotos tomadas en el restaurante Gaira. Nótese que Juanes y Johana llevan argollas similares en sus dedos índices. Foto: Reproducción.

Esta es una de las fotos tomadas en el restaurante Gaira. Nótese que Juanes y Johana llevan argollas similares en sus dedos índices. Foto: Reproducción.

La prensa les abrió las puertas de su intimidad y develó romances secretos, infidelidades, salidas del clóset y otras debilidades escondidas que los bajaron de su pedestal y los acercaron al común de los mortales. Muchos de estos acontecimientos lograron sonrojar, inclusive, a los más liberales.
 
Juanes y Johana Bahamón ¡Pillados juntos!
Unas fotografías tomadas en el restaurante Gaira fueron la evidencia de que el cantante paisa y la bella actriz y modelo sostenían un romance furtivo. Aunque sólo duraron juntos dos meses, ella alcanzó a dejar temporalmente a su novio, y él, a su esposa e hijas.

Nadie podía creer que Juanes, símbolo y modelo para la juventud del país, hubiera dejado la estabilidad de su hogar con Karen Martínez y sus dos hijas, Luna y Paloma, para irse tras los pasos de una niñita de 23 años, bella y con una carrera ascendente en la actuación y el modelaje. También causó sorpresa que Johana, reconocida entre otras cosas por mantener un noviazgo con el cantante barranquillero Cabas, hubiera aprovechado la estadía de éste en España para salir con otro.
 
Así se dieron las cosas. La noticia, que era un secreto a voces, estalló cuando, en junio del 2007, aparecieron unas fotos de Juanes y Johana juntos en una revista de farándula bogotana. El samario Carlos Vives había organizado días antes una fiesta en su restaurante Gaira y allí concurrieron juntos. Se les vio muy cariñosos, incluso, las imágenes captadas por un paparazzi dejaban notar que los dos tenían puesta una argolla igual en sus dedos índices. Lo que era un rumor, tomó fuerza después de este hecho, y más, porque el 25 de mayo anterior, se supo oficialmente que Juanes y Karen, su esposa, habían decidido separarse temporalmente.

La noticia de la publicación de las fotos tomó por sorpresa al cantante antioqueño, quien fue abordado sorpresivamente por periodistas del programa Escándalo TV, en Miami, quienes le preguntaron en directo por las imágenes. Juanes quedó, literalmente, sin palabras y muy confundido, lo único que hizo fue dejar la respuesta en el aire.

Dentro y fuera del país, donde el cantante es famoso, no se hablaba de otra cosa, pero el romance sólo duró dos meses. El 19 de agosto, la prensa rosa anunció que Johana y Cabas habían reanudado su noviazgo, pues el artista acababa de regresar de su viaje a España y declaró públicamente que venía a reconquistar a su amada, tal y como sucedió. Inclusive, se les vio juntos en un centro comercial de Bogotá, comprando un anillo en una joyería. De hecho, en diciembre se casaron en Japón mediante un ritual budista y dos semanas después, anunciaron que Johana estaba embarazada.
La historia terminó con el regreso de Juanes a su hogar, en donde Karen afirmó que lo había perdonado. Hoy, la pareja tiene un hijo más, Dante Aristizábal, y pasan por su mejor momento.
 
Michael Jackson: Pedofilia y satanismo en Neverland
El rey del pop protagonizó el escándalo de corrupción de menores más grave de la década. Un adolescente lo acusó de darle alcohol y abusar sexualmente de él en su mansión Neverland. Varios niños dijeron haber sufrido los mismos vejámenes por parte del artista.
 
En la primera mitad del 2005, no hubo lugar del globo que no siguiera con expectación el juicio por pedofilia a Michael Jackson. Gavin Arvizo, un niño que tenía 13 años cuando sucedieron los hechos, acusaba al rey el pop de haberle dado alcohol en Neverland, su mansión en California, a donde llegó porque tenía cáncer y quiso conocerlo. Allí, aseguró, él y Michael se divertían con juegos en los que quien perdía debía tomarse un buen trago de vino.El hermano del acusador, que estaba con ellos, testificó que vio al artista con una erección y con la mano en la entrepierna de Gavin.

Como lo relató Maureen Orth en las sensacionales crónicas del juicio que publicó en Vanity Fair, Arvizo también contó que Michael simuló tener sexo con el maniquí de una niña y le mostró pornografía. Luego le habló de las bondades de la masturbación, que si no la practicaba podía enloquecer, y que si no sabía cómo “él podía hacerlo por mí”. Luego, en la cama de Michael, narró, “yo estaba bajo sus cobijas y fue cuando puso sus manos en mis pantalones y comenzó a masturbarme”. A los cinco minutos, dijo el muchacho, eyaculó.

Las exclamaciones de asombro llenaron la Corte de Santa Bárbara, California, donde se ventilaron escabrosos testimonios de cómo la fama malogró a Jackson, quien cada vez más quiso vivir según sus extraños caprichos.

El escándalo comenzó en el 2003, cuando Martin Bashir trasmitió un documental en el que Michael decía que no tenía nada de malo dormir con niños y aparecía en cariñosas actitudes con Gavin, que alertaron a las autoridades. Ya en 1993 había pagado 25 millones de dólares a otro menor por los mismos cargos. Luego, le pagó 2,4 millones de dólares a una de sus camareras por no denunciar el abuso sexual de Michael a un hijo de ella.

Orth lo investigó durante 12 años y descubrió cómo pagaba millonadas por diabólicos rituales de sangre para arruinar a personas como Steven Spielberg o tener mucha plata. También oyó a varios jóvenes que dijeron haber sido acosados por él.

En el juicio, la defensa de Jackson alegó que se trataba de una conspiración de Tommy Mottola, ex presidente de Sony, para quedarse con el catálogo Sony/ATV Music, lo más valioso de la fortuna de Jackson. Por su lado, la madre de Gavin fue contradictoria en el estrado y salió a la luz que mintió en otro juicio.

Jackson fue absuelto de los cargos en junio del 2005, pero para muchos era un pedófilo. Su último escándalo fue su muerte repentina, llorada por millones de fanáticos en el 2009, a causa de un coctel letal de drogas que le dio su médico.
 
El harem de Tiger Woods
Los incontenibles instintos del golfista, atestiguados por más de quince mujeres que dijeron haber sido sus amantes, acabaron con su matrimonio, cuando se creía que él no rompía un plato. El peor escándalo sexual de la década.

En el 2010, el golfista número uno del mundo se aprestaba a convertirse en el primer deportista en alcanzar una fortuna de mil millones de dólares. Pero, por ahora, eso no será posible, pues más bien se convirtió en el protagonista del escándalo sexual más sórdido de los últimos años, que hasta golpeó sus finanzas de rey Midas.

El estadounidense también le debía su buena imagen a su fama de hombre de hogar intachable. Pero todo tambaleó cuando una pelea con su esposa Elin Nordegren en su casa de Windermere (Florida) destapó sus pecados. Una noche de noviembre del 2009, ella aprovechó que su marido se durmió y comprobó, haciéndose pasar por él en mensajes de texto, que la engañaba con Rachel Uchitel, como lo había dicho ya el National Enquirer. Se dijo que Elin despertó a Tiger y le pegó con un palo de golf, algo que ella negó hace poco en People. De todos modos, en medio de la trifulca, él salió en su camioneta, pero a los pocos minutos sufrió un accidente que fue la noticia que detonó el escándalo.

A la voz del conflicto marital, la prensa ató cabos, recordó a Uchitel y la investigó. Un periodista que la vio registrándose en un hotel en Australia con Tiger la confrontó, pero ella lo negó todo. Se rumoró que el golfista compró su silencio por entre uno y tres millones de dólares. La suma quizá calló a Rachel, pero Tiger no pudo contener la ola de destapes de su colorida vida sexual que se prolongó por varios días.

Sorprendido, el mundo veía aparecer a sus amantes, unas por iniciativa propia, mientras que otros affaires fueron comprobados por la prensa. La mesera Jaimee Grubbs dijo que tuvo 20 encuentros sexuales con él, todos sin condón. Luego, surgieron los nombres de Kalika Moquin, quien durmió con él en el hotel MGM; y Cori Rist, a quien él iba a ver a La Gran Manzana.

La mesera Jamie Jungers fue más indiscreta. Contó que su amorío con Woods duró 18 meses y que incluso se acostaron en la casa de él, mientras Elin estaba fuera. Luego, en un explosivo reportaje en Vanity Fair lo trató de tacaño, porque no le dio plata y le pagaba sus vuelos en aerolíneas baratas. Mindy Lawton también narró que era “amarrado”, pero, eso sí, insaciable en la cama. “¡Guau! Era el más grande que hubiera visto jamás”, le contó luego a Vanity Fair acerca del pene de Woods. Mencionó que el golfista cree que el sexo mejora su desempeño en el green, de modo que la citaba a horas inusuales.

Holly Sampson, estrella de cintas triple X, también formó el harem de Woods, junto a su vecina de 21 años, Raychel Coudriet, la prostituta Loredana Ferriolo, otra mesera de Orlando, una presentadora británica y una mujer bastante mayor adicta al sexo, entre otras. Él le habría confesado 120 aventuras a Elin, según el Enquirer.

El escándalo acaparó los titulares de los primeros meses del 2010 y conllevó el destape de otras miserias de Tiger: es un fuerte jugador que se encierra en casinos V.I.P. de Las Vegas, donde puede apostar hasta 30 mil dólares en una partida. Y se supo también que es adicto a la droga ambien, para el insomnio.

Las disculpas a su esposa Elin y su tratamiento contra la dependencia del sexo, no salvaron el matrimonio. El 23 de agosto, el divorcio de la pareja dejó a Tiger solo y a Elin rica, con una suma que se calcula entre los 100 y los 500 millones de dólares.
 
Alberto Cutié, el sacerdote que se casó con su amante
En mayo del 2009, el popular ex sacerdote católico fue sorprendido en una playa besando y acariciando a Ruhama Buni Canellis. Las impúdicas fotografías publicadas por la revista TV Notas USA pusieron a santiguarse a más de uno. Cutié también protagonizó un escándalo por homosexualidad.

El sacerdote hispano más mediático de Latinoamérica colgó los hábitos al ser descubierto por los paparazzi de la revista TV Notas de Estados Unidos en una playa de Miami con su amante, y no propiamente rezando. La revista, en su edición 646 de mayo del 2009, mostró 25 tórridas imágenes del padre Alberto Cutié acariciando y besando a Ruhama Buni Canellis. Entre las reveladoras fotos, hay una en la que el entonces reverendo introduce su mano en el bikini de la guatemalteca divorciada y madre de dos hijos.

El sacerdote confesó su pecado ante las cámaras de la cadena Univisión, en donde contó que sostenía un romance con Canellis desde 1998, a quien conoció en la parroquia, y que trató de reprimir la pasión que sintió por ella durante mucho tiempo, pero que pudo más la tentación. Cutié también dijo no estar arrepentido. “Nunca voy a pedir perdón por amar a una mujer”, afirmó, y recalcó que debajo de la sotana siempre hubo un hombre con pantalones.

Las fotografías corrieron como pólvora y la reputación del religioso, en ese entonces de 40 años, no sólo se cayó al piso, sino que fue destituido de su cargo de sacerdote de la Parroquia de San Francisco de Sales, en Miami Beach, y de la dirección general de la emisora católica Radio Paz.

Al tener una relación con Canellis, el sacerdote violó el mandato de celibato de la Iglesia católica, y por ello, optó por cambiarse a la episcopal, que sí acepta el matrimonio de los sacerdotes. Alberto y Ruhama se casaron por la Iglesia Anglicana, el pasado 26 de junio del 2009. Leo Frade, obispo que ofició la ceremonia religiosa dijo: “Fue un juramento de amor, como cualquier otro, entre un hombre y una mujer que se aman y quieren formar una familia, algo que nuestra Iglesia bendice”.

Después de la boda, un nuevo escándalo salpicó al religioso. José Linares, presunto ex productor del programa de radio que Cutié conducía en la estación católica Radio Paz, le aseguró a la revista TV y Novelas –tanto en sus ediciones USA como México– que descubrió al padre Alberto en pleno acto homosexual. “En una ocasión, fui a preguntarle al padre sobre un programa que tenía que revisar, y al bajar a su oficina encontré al padre y a un hombre con sus pantalones abajo, acariciando sus partes genitales. En ese momento, él me pidió discreción”, relata Linares a la publicación.
Leonardo, el supuesto amante, declaró en un comunicado: “Nunca pensé que Linares cayera tan bajo e inventara acusaciones de este nivel. No soy homosexual y, si lo fuera, no lo ocultaría ni me avergonzaría de ello, porque vivimos en una sociedad en la que nadie está presionado a negar su orientación sexual”.

Cutié ha preferido no dar ninguna declaración acerca de este tema, ni sobre los rumores de divorcio con Canellis. Por ahora, sólo espera con ansias la llegada de su primer hijo, del que aún no han confirmado la fecha de nacimiento y al que considera como “una bendición de Dios”.

Otros Articulos