NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Demi Moore ¿al borde del suicidio?

Eventos

La crisis de su matrimonio con el actor Ashton Kutcher y el declive de su carrera han dado al traste con la legendaria belleza de la actriz, quien hoy luce cadavérica. Según la prensa de Hollywood, su frágil estado emocional podría llevarla a atentar contra su vida.
Antes y después. Tres semanas después del escándalo de la infidelidad de su esposo, la actriz estremeció al mundo al aparecer muy flaca y demacrada en el estreno de su cinta Margin Call. Fotos: Queen Internacional.
Por: 16/11/2011 00:00:00
La imagen más escalofriante del jet-set en las últimas semanas ha sido la de la inolvidable actriz de Ghost, de 48 años, en la première de Margin Call, una cinta de bajo presupuesto con la que trata una vez más de recuperar la gran carrera que tuvo en Hollywood. Moore se veía terrible: pálida, ojerosa, demacrada y con una extrema delgadez, que hacía un raro contraste con lo grande que se le veía la cabeza.

Ver en ese estado a la que fue una de las mujeres más bellas de La Meca del cine, causó revuelo en todo el mundo, pero la verdad es que muchos esperaban algo así y, peor aun, creen que la situación puede tener un desenlace fatal. Desde medios tan serios como The Times, de Londres, hasta revistas abiertamente especulativas como Star o el National Enquirer, de Estados Unidos, aseguran que Demi ha tomado muy mal la crisis de su matrimonio con el también actor Ashton Kutcher, de 33 años. Como se recuerda, a finales de septiembre pasado el portal TheDirty.com sacó a la luz la historia de que él le había sido infiel con una oficinista llamada Sara Leal, de 22 años, y otras jovencitas con quienes hizo una orgía. Para mayor humillación de Demi, esta canita al aire de Ashton tuvo lugar el 23 de septiembre, día en que la pareja cumplía seis años de un matrimonio por el cual, comentan periodistas del espectáculo, ella ha hecho de todo con el fin de demostrar que los 15 años que le lleva a su marido no son un problema.

Tanta ansiedad acumulada, más la traición de su esposo, que no es la primera, tiene a Demi presa de serios problemas emocionales que al parecer son la causa de su terrible metamorfosis. Según le dijo un amigo de la pareja al Enquirer, Ashton desistió de la idea de dejarla por temor a que ella atente contra su vida.

Las tendencias suicidas no son nuevas en la historia de la actriz, cuya fallecida madre, Virginia, quien era alcohólica, trató de matarse a mediados de los 90. Su padrastro, Danny, por su parte, se quitó la vida en 1999. El tabloide también recordó que la actriz tiene un serio pasado de abuso de drogas y alcohol, al punto de que en 1985 ella tuvo una sobredosis de cocaína durante el rodaje de la cinta St. Elmo’s Fire. Tanto
Ashton y su familia temen que esa amenaza de autodestrucción resurja en estos duros momentos.

Star, por su parte, asegura que la crisis de la pareja se agudizó hace seis meses. “La inseguridad de su esposa detonó el ego de Ashton de manera insólita. Él cree que todas lo quieren y que todos quieren ser él. Le encanta que las mujeres crean que está bueno. Él no es el buen tipo que todos creen. En realidad es detestable”, le dijo un allegado de Demi a la revista.

La trifulca conyugal incluso captó la atención de una periodista seria como Eleanor Mills, editora asociada y columnista del Sunday Times, de Inglaterra. Para ella, esta relación estaba condenada al fracaso, por insistir en ir en contra de las convenciones sociales que aún no le perdonan a una mujer mayor y exitosa tener a un “esposo trofeo”, es decir, guapo, más joven, don nadie y con menor poder adquisitivo, como lo era Ashton cuando ellos iniciaron su relación. La especialista cree que la actriz fue víctima de su propio invento al sacrificar su carrera para no opacar a su marido ni herir su ego, e incurrir en una serie de conductas poco acordes con su edad. En efecto, Demi se hizo varias cirugías y se sometió a un duro programa de ejercicios para lucir siempre joven. Además, empezó a vestirse como sus hijas adolescentes (fruto de su unión con Bruce Willis), a ‘twittear’ frenéticamente y se volvió tan rumbera como Ashton para conservar su amor. Todo para nada, porque él terminó engañándola con verdaderas muchachitas alocadas de 20.

En un intento por solucionar sus problemas, los actores se pusieron en manos de su maestro de cábala, con quien hasta se fueron de retiro espiritual. Pero las malas lenguas dicen que ni el más sabio gurú puede salvar este desigual matrimonio que viene mal desde tiempo atrás.
 

Esplendor y caída de Demi Moore
 
La mujer que hoy parece su propia sombra era hace quince años la actriz mejor pagada de la historia. En esos años, ella venció la tiranía de los hombres en Hollywood, que solían ser mejor remunerados, y se volvió la más taquillera gracias a cintas como Cuestión de honor  (izquierda) y Ghost (derecha). Pero el exceso de exposición, la mala elección de sus siguientes filmes, como Strip-tease, y sus flojas actuaciones, dieron al traste con la que prometía ser una brillante carrera. Hoy pocos le apuestan a que se vuelva a levantar, y menos en medio de su tragedia conyugal.
LO MÁS VISTO