NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Amores y amistades en Jet-Set

Eventos

En las fechas de amor y amistad, todo el mundo tiene un gran amor o un buen amigo. Jetset.com no se queda atrás en este mes y tenemos un especial de las parejas de enamorados más sonadas y de los amigos inseparables.
Por: 15/4/2010 00:00:00
Los enamorados

Manuela González y Diego Vivanco
La bella actriz esta casada con el libretista argentino Diego Vivanco. Él lleva más de 10 años en el país y se conocieron por una prima de Manuela que trabajó con Diego en la serie Francisco el Matemático. Luego de eso, comenzaron a salir y fue amor a primera vista. Ella nunca pensó que terminarían casados. Diego le pidió matrimonio a los tres meses de estar saliendo, y al año estaban en el altar. Casados desde 2004, la linda pareja aparece muy feliz en todos los eventos en públicos a los que asisten.

Cristina Umaña y Lucas Jaramillo
Desde que Cristina Umaña regresó de México donde grabó la serie ‘Capadocia’, encontró el amor con Lucas Jaramillo, quien ganó el reality La Isla de los Famosos.
A Cristina le gusta pasar el tiempo libre con su novio, ver películas o salir a comer en los ratos libre que le dejan las grabaciones de La dama de Troya. Además tienen muchas actividades juntos, como asistir a jornadas ecológicas de siembra de árboles. Son una pareja muy unida. 

Carolina Gómez y Camilo Matíz
Lo que más admira la ex virreina universal de un hombre, es que sepa lo que quiere en la vida, que sea claro y seguro de sí mismos, y por supuesto, que tenga un buen sentido del humor. Carolina se declara una abanderada del amor y cuando se le ve con su novio, el fotógrafo Camilo Matíz, con quien lleva más de un año, se nota que ha encontrado el amor que tanto busca.

Maria Paz Mateus y Pirry
Los diez centímetros de diferencia que ella le lleva al presentador, no son impedimento para el amor. Ambos comparten el gusto por la adrenalina y la aventura, y eso fue lo que los acercó. Guillermo Pietro (Pirry para sus seguidores), se dejó flechar de una de las seguidoras de su programa. Ella es una ingeniera industrial que no tiene nada que ver con los medios, y el presentador se ve muy animado con ella en los eventos sociales a los que han asistido en los últimos meses.

Manolo Cardona y Katarina Sacht
Se conocieron en 2005 para el estreno de la película Rosario Tijeras. En esa época, la modelo brasilera iniciaba sus estudios de actuación y desde entonces son inseparables. Ahora que Manolo está en Colombia se les ve juntos todo el tiempo. No se sabe si hay planes de boda, pero Manolo tiene la idea de formar una familia en un futuro. Le gustaría mucho ser padre y asegura que ‘enloquecería’ con un Manolito en sus brazos.

Todo por la amistad

Clara Elvira Ospina y Vicky Dávila
Clara Elvira Ospina, la directora de noticias del Canal RCN, tiene fama entre sus subalternos y entrevistados de ser furiosa. Pero Vicky Dávila, directora del programa radial de La FM, no piensa lo mismo. Al fin y al cabo, después 13 años de conocerla, tiene la autoridad moral para decir que su amiga es exigente y responsable, pero está lejos de considerarla neurótica. Por el contrario, es como su hermana mayor: su consejera de cabecera, quien le llama la atención cuando mete la pata, la que la hace desconfiar de las personas, su paño de lágrimas y casi su conciencia. Y nada de eso le molesta. Por eso, Vicky traduce las críticas al temperamento de Clara, en disciplina y carácter.

Clara María Ochoa y Guiomar Jaramillo
De la productora de cine Clara María Ochoa se dice que es distante y de pocos amigos. Pero su compinche del alma, la relacionista Guiomar Jaramillo, lo desmiente: “Es mentira que sea regañona, como dicen por ahí”. Se conocieron cuando eran unas quinceañeras. Clara María y Guiomar comparten desde los días de loca juventud en un internado de Estados Unidos, a donde sólo llegaban niñas indisciplinadas.
Estas amigas bogotanas fumaban, se escondían de sus superiores, y si a una la castigaban, la otra asumía las culpas para compartir la aventura de la amonestación. Estudiaron Comunicación Social en la Tadeo Lozano, y hacían de celestinas de sus noviazgos.

Daniel Samper y su combo
Cualquiera que haya leído la columna de Daniel Samper –sin conocerlo– podría pensar que es un neurótico, que de tanto odiar los cocteles, los paseos con recreacionista, los centros de estimulación temprana, los toros y las vacaciones en Cartagena, no tiene cómo hacer amigos, ni dónde conseguirlos. Sin embargo, la realidad contraría la suposición: Samper no es neurótico, lo dice su amigo, el periodista Gustavo Gómez, quien afirma, con conocimiento de causa, que todo lo que escribe se lo debe a un innato humor negro, al parecer genético, que usa todo el tiempo, hasta para burlarse de sí mismo, incluso en dolorosas situaciones, como el Alzheimer de su abuela. “Los hombres con sentido del humor –explica Gómez– no sólo encantan a las mujeres, sino también a los hombres, y Daniel tiene amigos del colegio, de la universidad, y del trabajo, que se conocen entre sí y viven encantados con su amistad”.
El escritor Fernando Quiroz, otro de su círculo cercano, cree que Samper ha descubierto una faceta tiernísima de su personalidad y se atreve a afirmar que si alguna de sus dos hijas le pidiera que la llevara a una frijolada donde Olga Duque, seguro lo haría con muchísimo gusto.
Pero a ninguno de ellos le cabe la menor duda de que Samper sea un hombre divertido, incluso cuando llega al extremo de sus obsesiones, como andar con una libreta, en la que escribe en letra diminuta todo lo que se le ocurre así sea en la mitad de un partido del Santa Fe –su otra pasión–. O intentar miles de dietas, que al final interrumpe “no comiéndose la mitad de un chicharrón, sino el marrano entero”.
LO MÁS VISTO