NEWSLETTER

Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Tops y camisetas esqueleto

Diana Neira. Consultor de imagen. Especializada en temas de etiqueta, protocolo y relaciones públicas.
Por: Por Diana Neira11/9/2007 00:00:00
Los tops y las camisetas esqueleto

En este medio bien vale la pena escribir acerca de un material que a muchos nos ha cambiado la vida. Se trata de la lycra, descubrimiento que permite con gran comodidad y muchas veces agresividad, cubrir ciertas partes del cuerpo. Cuando se utiliza por ejemplo en los tops o bodys diseñados para cubrir el tronco, si no se ajusta a la esencia misma de la moda, en lo que se refiere a hacer lucir bien a quién lo lleva, se convierte en una falta con uno mismo o inclusive hacia los demás . Esto último ocurre cuando debido a la calidad del mismo material, que por elástico se adhiere al cuerpo, revela todo, tanto las cualidades como los defectos.

Con el fin de asegurarse de no llegar a mostrarse como un paquete mal empacado, sugiero que antes de usarlo, se someta por unos minutos a esta rutina:

Mírese al espejo, ojalá ayudándose con uno de dos caras, o si no tomando otro en la mano que le permita hacer lo mismo, colocándose de espaldas. Comience analizando fríamente lo siguiente:

1. ¿ Percibe usted exceso de grasa, gordos, partes flojas que se pellizcan con los bordes de la prenda? O por lo contrario, la prenda permite apreciar la firmeza de cada una de las partes que conforman su tronco.

2. Observe detalladamente sus brazos: ¿poseen una buena forma, se ven cuidados y con la piel perfecta? O por el contrario, lucen gordos, flojos -en especial debajo del brazo, debajo de la axila- con cellulitis o con la piel marcada por cicatrices de vacunas u otras

3. ¿Tiene exceso de grasa en la parte superior, media o baja de la espalda ? O simplemente deja percibir su gran figura.

4. Ahora deténgase en la cintura: ¿Se ve pequeña, por lo menos 25 centímetros menor que el busto y la cadera? ¿Tiene la piel firme? ¿El abdomen y el estómago que alcanza a percibir al descubrir el ombligo son planos, firmes, lisos y con la piel perfecta? O, por el contrario lucen un poco abultados, flojos y con estrías.

5. ¿ Cuida los brazos de manera que exhiban una piel de buen color, sin vellos oscuros -se decoloran- y contorneados gracias al ejercicio?, o simplemente al agitar su mano siente que la acompañan la piel de la parte inferior del brazo cerca de la axila.

6. Revise su axila, recuerde que debe verse impecablemente depilada. Evite que le asome cualquier indicio de pelo en crecimiento.

7. Siga con el busto: ¿Se ve sexy , firme y apenas deja percibir el escote o por el contrario, la prenda lo agranda y se da cuenta que todos la miran primero ahí. Examine su sostén: ¿se alcanza a ver?, o más bien es como sí no lo tuviera, cumple su cometido pero no se transparenta.

Sí está segura que aprobó todos los puntos anteriores, felicitaciones. Pero recuerde que sí le queda bien, la prenda llámese top o body , debe ajustarse a su cuerpo como un guante, una segunda piel, mostrar sus atributos de mujer cuidada o joven sin exceso alguno, más bien produciendo el efecto de armonía con usted, su vestuario y la ocasión.

Es preciso saber que en situaciones laborales, de ambiente corporativo si se usa solo, puede ser debajo de otra prenda como una camisa apuntada hasta el pectoral o un saco de paño que apenas permita apreciarlo de frente . Sí va a quitarse el saco, esté lista a atraer todas las miradas que espero sean de aprobación y no de crítica.

El equivalente masculino son las camisetas esqueleto, prenda antiestética, que además de mostrar tal cuál es a quién la porta, lo clasifica como persona de muy mal gusto. Esta prenda, así se venda, copió el diseño de las de las mujeres, que son también poco sentadoras , y la idea, me imagino, que fue la de darle gusto a un tipo de cliente que vive o trabaja en condiciones de altas temperaturas. Sin embargo se ha convertido en uniforme para cierto tipo de señores que se ven, por ejemplo, en los gimnasios, y les permite hacer gala de sus músculos, tatuajes, implantes, al igual que de sus axilas casi siempre sin depilar o mal rasuaradas. Sin embargo pienso que únicamente a los deportistas les luce la depilación debajo del brazo, a los demás hombres los hace ver como cuando se afeitan las piernas. Parte de la hombría es mostrar unos vellos cuidados, que los hacen lucir sexys.

LO MÁS VISTO