La vestimenta según la invitación

Por: Diana Neira

La vestimenta según la invitación. Diana Neira. 
Consultor de imagen. Especializada en temas de etiqueta, protocolo y relaciones públicas.

Diana Neira. Consultor de imagen. Especializada en temas de etiqueta, protocolo y relaciones públicas.

En esta época de múltiples agasajos durante la cuál se hacen y se reciben más invitaciones que durante el resto del año, una inquietud que a menudo nos asalta es la de decidir como vestirnos de manera adecuada para la ocasión.

Las vestimentas masculinas son las que se dan como guía ya que ha
n variado menos. Sin embargo, cada una tiene el equivalente femenino. Las opciones van desde las informales, que sencillamente ni se sugieren ni tampoco se exigen, ya que se considera que los invitados las conocen, hasta las más estrictas, las cuáles por regla general van escritas en la invitación.
Ahora bien, las tarjetas suelen enviarse en ocasiones a las cuáles se invitan más de 50 personas, o sea que al recibir una, ya se sabe que se trata de una ocasión especial.
Hoy en día se dan indicaciones que van desde las tradicionales hasta las originales, así que vale la pena señalar las más frecuentes con el fin de evitar confusiones. 

Traje de calle:  naturalmente se refiere a un atuendo casual, lo que significa que los señores pueden ir sin corbata, eso sí, dejando de lado la exposición de los tatuajes sí los tienen. También es mejor evitar cualquier prenda tipo sudadera ya que como su nombre lo indica es para hacer deporte. Así mismo, todas las prendas que en lugar de hacer ver bien a quién las lleva, logran el efecto contrario, como lo son las camisetas esqueleto en los hombres, las pantalonetas, sandalias, las gorras o cachuchas, los zapatos tenis y los jeans con huecos o descosidos.
Es preciso aclarar que en ningún caso se debería ir vestido como si se hubiera acudido directamente del lugar de trabajo, cualquiera que éste sea, ya que sí el anfitrión ha hecho esfuerzos al decidir atendernos, lo que corresponde es el de vestirse para la ocasión . Así, una mujer debe ir con el peinado adecuado, si es posible recién hecho, un vestido o conjunto en buen estado, maquillaje y perfume. En fin, que luzca preparada para asistir, y de la misma manera lo debe hacer un hombre, quién además de afeitado y perfumado deberá presentarse en todo sentido impecable.

Traje formal: se refiere a un vestido de un solo color. Si es de día, una mujer deberá ir vestida preferiblemente de sastre con falda o vestido en colores y materiales según el clima, y un hombre siempre con corbata y camisa de manga larga. En climas cálidos y húmedos se puede reemplazar por una camisa llamada “guayabera” y pantalón camel o beige de día y negro de noche.

Traje informal: pantalones estilo vaqueros, llamados “jeans”, chaquetas de cuero o materiales afines, eso sí con la información adecuada para verse elegante que indica que debe acompañarse de una chaqueta de un material diferente. Por ejemplo, jeans y chaqueta del mismo material es atuendo de trabajo en obras de construcción., y lo mismo sucede con la chaqueta de cuero negra y el pantalón compañero, cuyo uso está restringido a los motociclistas. Lucen adecuados materiales tales como el dril, la pana, el lino y los zapatos deportivos como suelen ser los mocasines, botas, botines, zapatillas planas o sandalias en climas cálidos. Los tenis son para los uniformes de los equipos de fútbol.

Esmoquin o corbata negra: es una vestimenta para ocasiones después de las 7 p.m. Todo debe ir en negro y el pantalón tiene una cinta a lo largo de la pierna. Se llama así porque lleva seda en las solapas, en los botones y va acompañado de una banda con alforzas, una camisa blanca y un corbatín negro de falla o terciopelo.
Su pareja debe ir vestida cóctel. Esta es su vestimenta de etiqueta porque si fuera de traje largo irá indicado en la invitación, y aún cuando no se pueda exigir, es descortés el ignorar lo sugerido, además de que sin duda hará que uno se sienta incómodo y fuera de lugar.

Sacoleva: jamás se indica en la tarjeta, sencillamente es el atuendo que escoge el novio para una ceremonia en clima frío y de día, e igual que él, deberán ir los padres de los contrayentes y los padrinos.

Corbata blanca o frac: es la vestimenta más formal de clima frío, restringida a grandes ocasiones, e implica que las señoras asistan de traje largo rigurosamente. La recepción comienza a partir de las 8 p.m.

El anfitrión decide cómo desea que acudan vestidos sus invitados, de tal manera que sí dice que desea que todos vayan de blanco, rojo o negro, quién acepta se compromete a seguir la indicación, en caso de no estar de acuerdo, declina. En ningún caso hace lo que le provoca o lo interpreta a su manera, esto sería un gesto antipático y descortés.


Otros Articulos